Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un canadair sobrevuela un foco de incendio en Abrantes en Portugal el 11 de agosto de 2017

(afp_tickers)

Portugal, víctima de una nueva serie de incendios forestales, intentaba aprovechar este viernes para controlar los principales focos, antes del inicio de un fin de semana considerado de riesgo por las condiciones meteorológicas.

El principal incendio, que se declaró la noche del miércoles en la región de Abrantes (centro), tenía movilizados a 680 bomberos y ocho medios aéreos.

El viernes por la mañana, una espesa columna de humo seguía elevándose desde las boscosas colinas situadas al norte de esta comuna del distrito de Santarém, irrigada en intervalos regulares por un Canadair, constató un periodista de la AFP.

La noche anterior, los bomberos consiguieron controlar el frente que avanzaba hacia los alrededores industriales de esta ciudad, de unos 40.000 habitantes.

Seis localidades situadas en lo alto de las colinas tuvieron que ser evacuadas temporalmente en la tarde del jueves, después de que varios habitantes estuvieran combatiendo las llamas junto a los bomberos para defender sus casas.

Al menos una residencia principal resultó gravemente dañada en la localidad de Aldeia do Mato, junto al lago Castelo de Bode.

"La situación es más tranquila. Aún no está resuelta, pero se puede decir que todo está bajo control y puede resolverse en la tarde. Afortunadamente, el viento desplaza ahora las llamas hacia zonas que ya fueron consumidas, lo que facilita el trabajo de los bomberos", declaró este viernes la alcaldesa de Abrantes, Maria do Ceu de Albuquerque.

Otro incendio importante se declaró el jueves cerca de Grandola, en el distrito de Setúbal, y seguía arrasando un bosque de alcornoques mediterráneos, pero el avance de las llamas pudo detenerse gracias a la movilización de unos 210 bomberos.

Según los primeros cálculos de las autoridades locales, 3.000 hectáreas habrían sido ya arrasadas.

- Movilización total -

"Dos focos siguen muy activos pero ceden terreno", resumió la mañana de este viernes una portavoz de Protección Civil, Patricia Gaspar.

"Vamos a mantener todos nuestros medios sobre el terreno", especialmente los tres aviones cisterna cedidos por España y Marruecos, añadió, puesto que el país espera que en los próximos días se den condiciones de riesgo.

Las temperaturas pueden alcanzar hasta los 39 ºC, con fuertes vientos y una baja humedad. Hasta el domingo, todo Portugal seguirá en alerta, ya que el riesgo de incendios será "muy elevado" en varias regiones.

El jueves, los violentos incendios motivaron el cierre temporal de varios tramos de carretera por todo el país. Las autoridades también suspendieron el tráfico ferroviario en la Línea Sur, que une la turística región del Algarve con Lisboa.

Tras varios fuegos este año en Portugal, un enorme incendio forestal causó en junio 64 muertos en las cercanías de Pedrogao Grande (centro). Gran parte de las víctimas murieron atrapadas en sus vehículos en una ruta nacional.

Después de un invierno y una primavera especialmente secos, un 80% del territorio portugués sufre una sequía severa o extrema desde finales de julio, según el instituto meteorológico.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP