Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios automóviles de Renault el pasado 15 de enero en Saint-Herblain, al oeste de Francia

(afp_tickers)

El fabricante de automóviles Renault confirmó este martes la llamada a revisión de 15.800 coches diésel por un "defecto detectado y corregido" en 2015, aunque reiteró que sus modelos respetan las normas de emisiones contaminantes.

El segundo grupo automovilístico francés -con participación estatal de cerca de un 20% de su capital- sufrió la semana pasada una fuerte depreciación bursátil, tras revelarse que sus oficinas fueron registradas por inspectores antifraude.

La noticia provocó temores de que la empresa pudiera verse involucrada en un escándalo similar al que sacude al grupo alemán Volkswagen, por haber trucado los controles de contaminación de sus motores diésel.

Una comisión nombrada por el Gobierno indicó este martes que los controles en curso detectaron anomalías, que la firma se comprometió a solucionar.

Renault "se comprometió a llamar a revisión un determinado número de vehículos, 15.000, para verificarlos y ajustarlos a fin de que el sistema de filtración funcione correctamente", declaró la ministra de Ecología francesa, Segolene Royal a la radio RTL.

Los "nuevos automóviles deben ser conformes a las normas", recalcó la ministra, al día siguiente de una reunión con la comisión técnica designada por el Gobierno.

Renault señaló por su lado que el caso atañe a "un error de calibración" en el sistema de descontaminación de los motores diésel, que no eliminaba correctamente los óxidos de nitrógeno y de azufre.

Pero ese fallo ya se corrigió en septiembre y el llamamiento a revisión de los vehículos afectados se realizó en noviembre, alegó la firma.

Royal había ordenado que se inspeccionaran vehículos de varias marcas después del escándalo de Volskwagen, que equipó 11 millones de motores diésel con el programa fraudulento de control de emisiones.

Las pruebas revelaron que algunos modelos, sobre todo de Renault, superaban los niveles autorizados de CO2 y de óxido de nitrógeno, pero no detectaron el empleo de programas fraudulentos. Los otros fabricantes "aceptaron declarar ante la comisión", dijo Royal, sin querer citar por ahora su nombre.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP