Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del fabricante de automóviles Renault-Nissan, Carlos Ghosn, ofrece una rueda de prensa en el Salón del Motor de París el 29 de septiembre de 2016

(afp_tickers)

El presidente de la alianza Renault-Nissan, Carlos Ghosn, anunció el jueves varias iniciativas para avanzar hacia los automóviles autónomos y desveló un sistema capaz de restablecer una intervención humana a distancia en caso de problema irresoluble.

En una presentación en el salón de la electrónica CES de Las Vegas, Ghosn anunció que Nissan añadirá funcionalidades de conducción semiautónoma en la próxima versión de su automóvil eléctrico Leaf y el lanzamiento, este año en Japón, de aplicaciones comerciales de vehículos sin conductor.

"El próximo Leaf estará equipado con nuestra tecnología de conducción autónoma PorPilot", indicó.

Dicha tecnología permite al vehículo conducir solo por una carretera mientras se mantenga en la misma fila y supone la primera etapa de la estrategia del grupo para lograr coches que realmente se conduzcan de forma autónoma.

Por otra parte, Nissan lanzará pruebas este año en Japón, en colaboración con la empresa local DeNA, de usos comerciales, como las entregas con coches sin conductor.

Estas pruebas se irán ampliando a otros países, con el objetivo del transporte de personas en Tokio para 2020.

Nissan anunció también en el CES una nueva plataforma, la Seamless Autonomous Mobility (SAM), inspirada en tecnologías de la NASA y que se supone que permitirá que, cuando no haya conductor en el automóvil, se pueda restablecer un control humano a distancia en los pocos momentos en los que la inteligencia artificial no sea capaz de encontrar una solución por sí misma.

"No es un lujo, es una necesidad", afirmó durante la presentación Maarten Sierhuis, director del centro de investigación de Nissan en Silicon Valley.

Puso como ejemplo la situación en la que un coche se encuentre detrás de un camión detenido en medio de la carretera y al que no pueda adelantar por existir una línea continua.

Un vehículo autónomo se quedaría bloqueado, porque habría que saltarse una norma de tráfico que está programado para respetar.

El sistema SAM permitirá al vehículo autónomo enviar una alerta a un servicio de asistencia a distancia, desde el cual un humano accederá a datos recopilados por sensores, radares y cámaras y analizará la situación y comunicará al vehículo qué hacer.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP