Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz (dcha), estrechando la mano del entonces ministro turco de Asuntos Europeos, Volkan Bozkir, el 11 de mayo de 2016 en Estrasburgo

(afp_tickers)

El responsable de la delegación de la Unión Europea (UE) en Turquía, Hansjörg Haber, presentó su renuncia tras haber hecho unos comentarios juzgados insultantes por Ankara sobre el acuerdo migratorio entre ambas partes, informó este martes la legación.

"Confirmamos que el embajador renunció", dijo a la AFP una portavoz de la misión diplomática europea.

El diplomático, de nacionalidad alemana, había causado indignación en mayo por comentarios irónicos sobre la implementación por parte de Turquía del acuerdo alcanzado para reducir el número de migrantes que buscan llegar a Grecia cruzando el mar Egeo desde las costas turcas.

"Tenemos un proverbio que dice: 'Empezar algo como un turco y terminarlo como un alemán'. Aquí hemos empezado las cosas como un alemán, pero las hemos terminado como un turco", comentó Haber, para ilustrar su parecer de que el acuerdo había tenido un inicio ordenado, pero que se había complicado.

El ministro de Exteriores turco, Omer Celik, estimó en unas declaraciones desde Eslovaquia que el embajador europeo había "violado los dos principios básicos" de un diplomático de ese rango: "respetar los valores y el cargo de presidente del país en el que has sido nombrado".

"Ningún embajador tiene el derecho de humillar al pueblo del país donde se halla o de hacer comentarios sobre su presidente. Esa es la primera regla de la diplomacia", coincidió el exministro de Exteriores turco Volkan Bozkir en su cuenta de Twitter.

El acuerdo entre la UE y Ankara contempla una exención de visados para los ciudadanos turcos, pero su aplicación se topa con la exigencia europea de que Turquía flexibilice su legislación antiterrorista.

Ankara rechaza tajantemente esa petición, alegando la necesidad de combatir un repunte de la violencia en las regiones separatistas kurdas.

Tras la dimisión del diplomático, que abandonará Ankara el 1 de agosto, "su sucesor será nombrado rápidamente", aseguró una portavoz de la Comisión Europea en Bruselas, Maja Kocijancic.

"Llevamos a cabo una lucha encarnizada para la unidad y la supervivencia de nuestro país (...). En las condiciones actuales, no puede haber cambios en las leyes antiterroristas", declaró el primer ministro, Binali Yildirim, en el Parlamento, ante diputados de su formación, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamoconservador).

"Si la consecuencia (del rechazo turco) perjudica la exención de visados, que así sea", añadió.

Las autoridades turcas admitieron la semana pasada que la fecha inicial para la exención de visados, prevista para el 1 de julio, no será respetada.

Bruselas publicará el miércoles su segundo informe sobre la aplicación del acuerdo sobre migración.

Paralelamente, Turquía y Alemania mantienen un pleito diplomático tras una moción votada por el Parlamento alemán el 2 de junio que califica de genocidio la masacre de armenios de 1915, bajo el Imperio otomano. Ankara llamó a consultas a su embajador en Berlín a causa de esa votación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP