Los primeros cuerpos de los migrantes vietnamitas hallados muertos en octubre en un camión frigorífico cerca de Londres han sido repatriados este miércoles a Vietnam, después de semanas de espera de sus familias.

El avión de la compañía Vietnam Airlines procedente del Reino Unido aterrizó en el aeropuerto de Hanói por la mañana "con 16 cuerpos a bordo", declaró a la AFP bajo anonimato un agente de la seguridad aeroportuaria.

Fueron llevados rápidamente a bordo de varios vehículos a las diferentes provincias del centro de Vietnam de donde son originarios.

"Hemos esperado este momento durante mucho tiempo y organizaremos el funeral en cuanto regrese", afirmó Vo Van Binh, cuyo hijo Vo Van Linh, es una de las víctimas. "Estamos muy tristes, pero contentos porque mi hijo está finalmente de vuelta", agregó el padre ante familiares reunidos para esperar la llegada de los restos mortales.

Se espera que los 23 cadáveres restantes sean repatriados en los próximos días.

Los cadáveres de 31 hombres y 8 mujeres, entre ellos dos adolescentes de 15 años, fueron encontrados el 23 de octubre hacinados en el interior de un camión en el polígono industrial de Grays, al este de Londres. El remolque del camión procedía del puerto belga de Zeebrugge.

El drama conmocionó al país y expuso los peligros de una inmigración ilegal tras la cual la mayoría de vietnamitas acaban trabajando en salones de manicura o plantaciones ilegales de cannabis en el Reino Unido, reducidos a un estado de semiesclavitud, para ganar un sueldo con el que pagar el servicio de los traficantes de migrantes y enviar dinero a su país.

Muchas de las víctimas eran originarias de provincias pobres del centro del país, cuyas familias se endeudaron por miles de dólares para enviarlos a Europa.

- "No puedo respirar" -

Y tienen que endeudarse aún más para los funerales. Las autoridades les propusieron dos opciones: pagar 1.774 dólares para traer las cenizas o 2.858 dólares para que el cuerpo sea repatriado en un ataúd.

A pesar del costo adicional, la mayoría ha optado por un entierro tradicional, como marca la tradición en las zonas rurales vietnamitas.

"Trabaja duro para reembolsar a mamá (...) Me estoy muriendo, no puedo respirar", escribió una de las víctimas en un escalofriante mensaje de texto, enviado a su madre y a su hermano poco antes del hallazgo de los 39 cuerpos.

Algunos llevaban meses en Europa y habían desempeñado empleos precarios en Francia, Alemania o Rumania antes de intentar viajar al Reino Unido. Otros habían llegado recientemente.

El lunes, el conductor del camión frigorífico se declaró culpable en Londres de ayuda a la inmigración ilegal.

Originario de la provincia británica de Irlanda del Norte, Maurice Robinson, de 25 años, también se declaró culpable de haber sacado beneficio económico de esta actividad.

Otras personas han sido arrestadas en el Reino Unido después de la tragedia, y al menos 10 vietnamitas fueron detenidos en Vietnam, pero por el momento ninguna ha sido acusada formalmente.

Este drama provocó gran conmoción y llamados de advertencia sobre el riesgo que los traficantes de personas hacen correr a los migrantes irregulares.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes