Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El consejero delegado de la petrolera Repsol, Josu Jon Imaz, en una reunión de la Iniciativa Climática de Petróleo y Gas el 16 de octubre de 2015 en París

(afp_tickers)

Repsol registró una pérdida neta de 221 millones de euros en el tercer trimestre, frente a unos beneficios de 319 millones un año antes, debido a la caída de los precios del crudo y provisiones excepcionales, según las cifras publicadas este jueves.

Los analistas interrogados por el proveedor de informaciones financieras Factset esperaban, de media, un beneficio de 244 millones de euros para el grupo petrolero español.

Repsol explicó haber sufrido, como sus competidores, el hundimiento de los precios del crudo, pero también haberse visto afectado por provisiones excepcionales en América del Norte, que sólo fueron compensadas en parte por ventas de activos, según un comunicado.

Repsol confirmó esperar para el conjunto del año unos beneficios netos ajustados comprendidos entre 1.600 y 1.800 millones de euros.

En los nueve primeros meses del año, sus beneficios netos ajustados aumentaron un 4,6%, hasta 1.400 millones de euros, mientras sus beneficios netos retrocedieron un 49,5%, hasta 832 millones.

Su actividad de exploración y de producción ('upstream') registró unas pérdidas de 633 millones de euros, frente a unos beneficios de 585 millones en 2014.

El grupo se vio afectado por la caída de los precios del crudo, como el francés Total, el británico BP o el estadounidense ExxonMobil.

Pudo compensar este fenómeno gracias a sus actividades de refinado ('downstream'), cuyos beneficios alcanzaron 1.660 millones, más del doble que en el periodo anterior.

Repsol venderá sus activos juzgados no estratégicos por unos 6.200 millones de euros de aquí a 2020 y reducirá sus inversiones de cerca del 40%. También anunció a principios de octubre la supresión de 1.500 empleos de aquí a 2018, es decir, el 6% de sus efectivos en el mundo.

Esta estrategia tiene lugar menos de un año después de que Repsol comprara el grupo canadiense Talisman Energy por 8.300 millones de dólares, con el objetivo de reforzar su presencia en América del Norte y América Latina.

AFP