AFP internacional

El presidente Donald Trump enfrenta la difícil tarea de convencer a varios congresistas de su partido para que cambien su voto y rechacen el Obamacare

(afp_tickers)

Los líderes republicanos del Congreso estadounidense estaban el martes al borde de otra derrota en el tema de la salud, pues su intento de revocar y reemplazar el Obamacare está cerca de un nuevo fracaso.

Una versión anterior del plan republicano fracasó en marzo, cuando la oposición dentro del propio partido Republicano boicoteó el intento de acabar con la Ley de Atención Sanitaria Asequible de Barack Obama.

El presidente Trump ha presentado versiones modificadas de la ley múltiples veces en los últimos días, recalcando que a pesar de las divisiones dentro del Partido Republicano estaban obteniendo apoyo para alcanzar los 216 votos necesarios para su aprobación en la Cámara de Representantes.

Los republicanos pueden permitirse solo 22 desertores en sus filas para aprobar la ley, y un recuento realizado por NBC News dice que suman 20 los congresistas entre sus filas que se niegan a revocar el Obamacare, y una decena están indecisos.

El número 21 sería el congresista Fred Upton, quien se opuso alegando que se siente incómodo con la nueva modificación que permite a los estados eliminar beneficios de salud esenciales, incluyendo protecciones que requieren que las compañías de seguros ofrezcan cobertura sin importar las condiciones preexistentes.

Esa modificación era crucial para atraer a conservadores reacios. Pero algunos republicanos no estuvieron dispuestos a respaldar un proyecto de ley que toca las condiciones preexistentes, un elemento popular de la ley de salud de Obama.

"Estamos haciendo un muy buen progreso", insistió el presidente de la Cámara, el republicano Paul Ryan.

Pero con la posibilidad de que todos los demócratas rechacen la iniciativa y la oposición de un prominente republicano anunciada el martes, esos avances estaban en peligro.

AFP

 AFP internacional