Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Michael es el huracán más violento que ha afectado el noroeste de Florida desde el inicio de los registros en 1851

(afp_tickers)

Tres días después del devastador paso por Florida del huracán Michael, que hasta ahora deja 17 muertos, las operaciones de búsqueda de víctimas continúan el sábado, aunque la prioridad de los rescatistas pasó a las personas que lo perdieron todo.

La monumental tormenta, que tocó tierra el miércoles como huracán de categoría 4, dejó fallecidos en cuatro estados, pero Florida fue el que más sufrió.

En el vasto campo de escombros en el que se ha convertido el pequeño centro turístico de Mexico Beach, un primer cuerpo fue hallado el viernes. Decenas de casas, tiendas y restaurantes sobre la costa fueron volados cientos de metros hacia adentro, o golpeados en sus cimientos.

"Mexico Beach está devastado", dijo el gobernador de Florida, Rick Scott, sobre la ciudad más golpeada por el huracán. "Es como una zona de guerra", añadió durante un recorrido por la localidad de unos 1.000 habitantes.

El descubrimiento allí del cuerpo, de un hombre de avanzada edad, elevó a ocho el número de muertes en Florida por el huracán, el más violento que ha afectado el noroeste del estado desde el inicio de los registros en 1851.

Equipos de rescate llevan perros para olfatear las zonas devastadas, en busca de posibles víctimas enterradas por los escombros.

Michael también provocó cinco muertes en Virginia, tres en Carolina del Norte (un estado golpeado por el huracán Florence el mes pasado) y la de una niña en Georgia, que falleció cuando el techo de un garaje aterrizó en su casa.

- "Que la ciudad sea reconstruida" -

Michael golpeó violentamente la costa de Florida con vientos de hasta 250 km/h.

El gobernador Scott rindió homenaje el sábado al "trabajo arduo" de los socorristas y todos los empleados del sector público que trabajan para restaurar puentes, accesos por carretera y otras infraestructuras vitales.

En Panama City, una ciudad que también fue muy afectada, la radio local proporcionaba regularmente información sobre tiendas abiertas y centros de distribución de productos básicos.

Algunas tiendas como Walmart han reabierto. El Ejército de Salvación instaló puntos de distribución de ayuda en toda la ciudad.

Colas de automóviles se alargaban en las pocas estaciones de servicio abiertas.

La iglesia bautista de St Andrew estableció un centro de distribución de raciones de alimentos, agua, toallas y hasta comida para perros, provenientes de todo el estado a través de la Organización Bautista de Ayuda para Desastres de la Florida.

"Esta noche podremos alimentar a 500 personas", dijo Mark Bateman, uno de los pastores de la parroquia, que tiene alrededor de 800 fieles.

"Estamos bien", dijo Bateman, a pesar del daño del techo de la iglesia. "Pero muchos de nuestros miembros no lo están pasando nada bien", agregó.

De nuevo en Mexico Beach, los residentes recogían los pedazos.

"Gasté los ahorros de mi vida y mi retiro para quedarme aquí. Así que no puedo vender ahora", dijo a la AFP el jubilado Bob Tenbrunson. "Tengo la esperanza de que la ciudad sea reconstruida".

- Problemas de comunicaciones-

La Agencia de Manejo de Emergencias (Fema) advirtió que temía encontrar más víctimas mortales. "Creo que el balance general aumentará hoy y mañana a medida que avancemos a través de los escombros", dijo el jefe de Fema, Brock Long, a la CNN el viernes.

El presidente Donald Trump anunció que viajará a Florida y a la vecina Georgia, que también fue duramente golpeada, a inicios de la semana.

Las instrucciones de evacuación probablemente salvaron muchas vidas, y varias de las personas que habían buscado refugio regresaron a sus hogares para participar en las extensas operaciones de limpieza.

Otros estados han ofrecido ayuda, como Arkansas, que envió dos helicópteros Black Hawks y personal militar a Florida.

La base aérea de Tyndall, próxima a Panama City, fue objeto de mucha especulación, ya que algunos de sus hangares muy dañados podrían albergar aviones de caza F-22 Raptors, conocidos por su enorme costo unitario. La Fuerza Aérea estadounidense no dio detalles sobre la suerte de estas naves.

En tanto, los 40 kilómetros de zona costera entre Panama City y Mexico Beach siguen sin electricidad o comunicaciones electrónicas.

Los equipos de rescate usan principalmente la comunicación satelital y los vecinos se ayudan entre ellos a través de los sistemas de comunicación de emergencia de algunos vehículos o prestándose los teléfonos de las pocas operadoras que siguen funcionando.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP