Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Niños sirios reciben tratamiento tras el presunto ataque químico en Jan Sheijun, bastión rebelde en la provincia de Idlib (noroeste de Siria), el pasado 4 de abril

(afp_tickers)

Las muestras extraídas a diez víctimas del ataque contra la localidad siria de Jan Sheijun demuestran de manera "indiscutible" que fueron expuestas a gas sarín, informó este miércoles el jefe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

Las muestras "indican una exposición al sarín o a sustancias similares al sarín (...) Los resultados analíticos obtenidos son indiscutibles", declaró Ahmet Uzumcu, jefe de la OPAQ.

La OPAQ consiguió muestras de tres de las víctimas y las analizó en dos laboratorios, explicó Uzumcu ante el comité ejecutivo de la organización, según un comunicado. Otras muestras de siete personas hospitalizadas también fueron analizadas en otros dos laboratorios.

Una misión de la OPAQ, organización creada en 1997 por los Estados que firmaron la convención para la prohibición de las armas químicas, está lista para acudir al lugar de los hechos "si lo permite la situación de seguridad", explicó Uzumcu, quien dijo que las entrevistas y la recogida de muestras continúan.

Horas antes, Francia afirmaba que probaría "en unos días" que el régimen sirio estuvo detrás del "ataque químico" contra Jan Sheijun, que provocó 87 muertos el 4 de abril pasado, incluidos numerosos niños.

"Tenemos elementos que nos permitirán demostrar que el régimen utilizó armas químicas", declaró el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault. "En unos días les podré mostrar las pruebas", aseguró.

La OPAQ indicó el jueves pasado que sus expertos estaban analizando muestras recogidas por "varias fuentes", y consideró "creíbles" las acusaciones sobre un presunto ataque químico perpetrado en Jan Sheijun. Las imágenes de los muertos y heridos, con signos evidentes de asfixia, indignaron a la opinión pública internacional.

El presidente sirio, Bashar al Asad, niega estar detrás de este ataque, que EEUU tildó de "crimen de guerra", y acusó a los países occidentales de haber "fabricado esta historia para utilizarla como pretexto" para los bombardeos estadounidenses del 7 de abril, lanzados en represalia por este ataque.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP