Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía fronterizo israelí apunta su arma durante enfrentamientos con palestinos del campo de refugiados de Jalazoun, en Ramalá, el 18 de septiembre de 2015, en una imagen tomada por Abas Momani, el fotógrafo palestino agredido por soldados

(afp_tickers)

El ejército israelí suspendió este jueves de todo servicio operacional al oficial que estaba a cargo cuando dos periodistas de AFP fueron agredidos por soldados en la Cisjordania ocupada el 25 de septiembre, indicó a esta agencia de prensa.

La decisión significa que ese oficial ya no será más desplegado en el terreno y se dedicará a otras tareas, precisó un portavoz del ejército israelí.

La decisión fue tomada mientras la policía militar sigue investigando el incidente.

El oficial de la brigada Givati "no actuó en conformidad con las normas éticas" del ejército, añadió el portavoz.

El ejército anunció la suspensión de este oficial al día siguiente de los hechos, que calificó de "graves" y "excepcionales".

Los dos reporteros de AFP, el cámara de vídeo italiano Andrea Bernardi y el fotógrafo palestino Abbas Momani, estaban cubriendo unos enfrentamientos entre palestinos y soldados israelíes en Beit Furik, cerca de Naplusa (norte de Cisjordania) tras unos funerales. Los soldados israelíes los amenazaron con sus armas, los golpearon y los empujaron.

Andrea Bernardi fue tirado al suelo, donde lo mantuvieron con una rodilla oprimiéndole el pecho y una pistola apuntándole a la cara, hasta que logró sacar su tarjeta de prensa.

Suerte parecida tuvo el fotógrafo palestino de AFP, a pesar de que al igual que su colega llevaba el chaleco antibalas con la mención "prensa" y ambos habían sido autorizados a acercarse al lugar.

Los soldados rompieron o dañaron una cámara de vídeo y dos cámaras fotográficas con sus objetivos, que se llevaron, así como un teléfono móvil. Estos aparatos fueron restituidos el sábado a AFP. La escena fue grabada y publicada en internet por una productora local.

La AFP y la asociación que representa a los periodistas en Israel y los Territorios Palestinos protestaron por estos hechos ante las autoridades israelíes.

AFP