Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro de Petróleo de Irán, Bijan Namdar Zangeneh, atiende a la prensa en la reunión de la OPEP en Viena el 4 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantendrá probablemente su techo oficial de producción en su reunión de este viernes en Viena, a pesar de que perjudica a países como Venezuela, que sufren más la caída de los precios del crudo.

Esto es lo que esperan analistas y mercados, a pesar de las crecientes presiones para que Arabia Saudí, mayor productor mundial, y sus aliados del Golfo acepten recortar el límite de la producción.

En un contexto de creciente temor a que la situación de los precios se deteriore el próximo año por un debilitamiento de la demanda, las presiones para cambiar la actual estrategia del cartel han ido en aumento y se han exacerbado las divisiones dentro de la organización.

"La mitad de los miembros está a favor de una reducción", dijo el ministro ecuatoriano de Hidrocarburos, Carlos Pareja, cuyo país defiende un recorte de la producción del 2%.

"Estamos proponiendo una reducción de la producción de 1,5 millones de barriles por día, es decir, un 5%, que es lo que está produciendo la OPEP por encima de la cuota fijada", afirmó por su parte el ministro venezolano, Eulogio del Pino.

Al inicio de la reunión, el ministro saudí de Petróleo, Alí Al Naimi, reconoció que actualmente hay una sobreoferta en el mercado.

La abundante oferta ha llevado a una caída de los precios del 60% en los últimos de 18 meses, perjudicando especialmente a los países más pobres, como Venezuela, que obtiene el 96% de sus divisas de la renta petrolera.

"Los inventarios están en un 90%; si llegan a un 100%, va a haber una catástrofe de los precios", advirtió del Pino.

En este contexto, el retorno de Irán a los mercados tras el levantamiento de las sanciones por el acuerdo nuclear con las grandes potencias ha planteado un desafió a la organización desde el inicio de la reunión.

"Ellos están en su perfecto derecho a volver al mercado, por eso lo que estamos pidiendo es una junta de gobernadores que restablezca las cuotas" para este país, dijo el ministro venezolano de Petróleo.

El jueves, Irán advirtió de que no va a aceptar que se discuta una limitación de su producción de crudo. "Al final es más necesario que haya una cuota por país, más que un techo de producción", señaló el ministro iraní, Bijan Namdar Zanganeh.

- Un rompecabezas -

La producción está limitada a 30 millones de barriles por día, como parte de una estrategia encabezada por Arabia Saudí para saturar el mercado e impedir la entrada de los productores de crudo de esquisto.

Los mercados esperan que la organización, que bombea cerca de un tercio del crudo mundial, mantenga 'status quo'.

"Arabia Saudí parece estar conforme con esperar que los países de fuera de la OPEP reduzcan su oferta y que un fortalecimiento de la demanda pueda levantar los precios el próximo año", dijo Julian Jessop, analista de la consultora Capital Economics.

Parece difícil que esto llegue a concretarse y plantea un complicado rompecabezas en un momento en que Rusia tiene una cuota de producción de cerca de 10,7 mbd y no parece dispuesta a reducir su oferta e Irán se apresta a volver a los mercados.

"Hemos dicho en reiteradas oportunidades que no consideramos que sea oportuno bajar nuestro nivel de producción", afirmó el ministro ruso de Energía, Alexandre Novak, quien participó en las reuniones previas el jueves pero no asiste este viernes.

En esta reunión, los miembros de la OPEP también van a analizar el retorno a la organización de Indonesia, tras seis años de ausencia. La mayor economía del sudeste asiático ha visto su producción caer y ahora se encamina a convertirse en un importador, más que en un productor. Para el ministro ecuatoriano, la inclusión de Indonesia no supone un problema, ya que este país tiene su propio mercado interno.

AFP