Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El actor y director estadounidense Sean Penn visita el 23 de febrero de 2015 un proyecto agrícola en Mirebalais, en la región central de Haití

(afp_tickers)

El encuentro clandestino de Sean Penn con el capo mexicano "El Chapo" Guzmán, cuyo resultado fue publicado a modo de entrevista el sábado en la revista Rolling Stone, no expone al actor estadounidense a procesos judiciales en Estados Unidos, según un conocido abogado defensor de periodistas.

"El simple hecho de hablar con él no representa ningún riesgo penal según la ley estadounidense", dijo a la AFP Floyd Abrams, abogado de la firma neoyorquina Cahill Gordon & Reindel, que ha defendido a muchos periódicos y televisoras estadounidenses, y en particular a periodistas a quienes las autoridades exigían revelar sus fuentes.

Sean Penn no debería ser molestado para dar explicaciones ni siquiera habiendo actuado a título individual, aseguró.

"El que actuara como periodista, si acaso, le ayudará a demostrar que no estuvo involucrado en ninguna clase de conspiración con él. No es un delito hablar con alguien. Si (El Chapo) le dio dinero o consejos para evitar ser ubicado, eso es otro problema", sostuvo Abrams. "Pero el mero hecho de que se reunieran, lo entrevistara y escribiera el artículo no es suficiente para justificar una acción penal".

Según el experto, las autoridades estadounidenses habrían podido intentar interrogar a Sean Penn para que revelara el paradero de Joaquín "El Chapo" Guzmán, pero este asunto quedó obsoleto con su captura el viernes.

El abogado dijo no recordar ningún caso de periodistas estadounidenses procesados ​por entrevistar a personas fugitivas.

El asunto podría sin embargo volver al debate si en un momento dado se le hace un juicio al capo en Estados Unidos. La justicia podría ordenar al actor declarar.

"Si eso ocurre, podría haber un conflicto entre el Departamento de Justicia y Penn", subrayó el letrado.

Mientras tanto, Sean Penn y la actriz mexicana Kate del Castillo, quien hizo de intermediaria para organizar la reunión en octubre pasado en algún lugar de la selva mexicana, quieren ser interrogados por las autoridades en México.

Dos fuentes del gobierno federal mexicano confiaron a la AFP el domingo que las autoridades buscan citarlos a declarar a fin de deslindar posibles responsabilidades.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP