Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, compareciendo en el Capitolio, en Washington el 3 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Los directores de la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, sostendrán una histórica reunión sobre política monetaria el martes y miércoles, que debería conducir a la primera alza de las tasas de interés en casi una década.

El Comité de Política Monetaria (FOMC) entregará sus nuevas previsiones económicas el miércoles a las 19H00 GMT justo antes de Janet Yellen, presidenta de la Fed, conceda una conferencia de prensa.

Nunca antes los actores financieros han sido tan unánimes en la predicción de un alza de tasas, ni siquiera en septiembre, cuando muchos creyeron en que la recuperación de la economía mundial llevaría a una decisión en ese sentido, que finalmente fue pospuesta debido a las preocupaciones sobre la economía china.

El 97% de los 65 economistas encuestados por The Wall Street Journal prevén que la Fed elevará la tasa de interés el miércoles, por primera vez desde junio de 2006 cuando la Reserva Federal quiso frenar un mercado inmobiliario recalentado.

Desde finales de 2008 y tras el estallido de la crisis financiera, la Fed ha tomado medidas de flexibilización monetaria sin precedentes, con la inyección masiva de liquidez en el sistema financiero, mientras mantenía las tasas de interés entre 0 y 0,25% con el fin de apoyar la recuperación.

El incremento del miércoles debe ser modesto, un cuarto de punto (0,25%), lo que llevaría a un aumento de la tasa interbancaria de 0,25% a 0,50%. El resto del mundo industrializado, con el Banco Central Europeo y el Banco de Japón a la cabeza, permanecerán en sus políticas de flexibilización monetaria completa.

"No hay ningún obstáculo para un aumento del miércoles", aseguró Joel Naroff, economista independiente, después de los resultados que mostraron un sólido crecimiento de las ventas minoristas en noviembre.

"Si no lo hacen, enviarían un mensaje equivocado acerca de la confianza en la economía y sería perjudicial para los mercados", señaló Ellen Zentner, economista jefe para Estados Unidos del Morgan Stanley, en el canal CNBC.

Janet Yellen claramente ha preparado el terreno, interviniendo en varias ocasiones a principios de diciembre para resaltar que la economía de Estados Unidos creció "a un ritmo moderado", que el mercado laboral está mejorando y que la inflación se encamina hacia el objetivo del 2%.

Las cifras más recientes del mercado de trabajo, el último obstáculo a cruzar, confirman su optimismo y muestran que la creación de empleo ha sido más fuerte de lo que se esperaba y que la tasa de desempleo se encuentra alrededor del 5%, la más baja en siete años.

- Un alza anunciada -

"Todo está alineado. Esto hace parte de una campaña de comunicación para hacerle saber muy claramente a los mercados que no deberán sorprenderse" por el aumento de la tasa de interés, explicó a la AFP el economista Stephen Oliner, del American Enterprise Institute.

La decisión del miércoles será "el incremento de interés más anticipado y más pensado de la historia", aseguró Ellen Zentner.

Generalmente, las acciones de la Fed van dirigidas a frenar el sobrecalentamiento de la economía y contener la inflación, pero ahora los propósitos son diferentes en Estados Unidos.

El crecimiento fue modesto (2,1% para 2015, dentro de las previsiones de la Fed), el mercado de trabajo tiene zonas grises con empleos a tiempo parcial y por encima de todo la inflación permanece prácticamente estancada (+ 0,2% en un año).

Para la Fed se trata de una oportunidad para poner fin a su política de tasas de interés cero y normalizar las herramientas monetarias, lo que le permitiría en el futuro actuar sobre las tasas de interés si eventualmente se produce una recesión.

"Con este aumento, se quiere dejar atrás la tasa cero. El mensaje debe ser: he aquí un cambio, habrá otros, pero no sabemos cuáles", explicó Zentner.

La presidenta de la Fed debe reiterar el miércoles la idea que la contracción del crédito será "gradual" y que la política monetaria se seguirá ajustando poco a poco.

"Va a ser muy gradual. Tal vez otros tres aumentos el próximo año para terminar con alrededor de 1% a finales de 2016, quizás incluso menos", opinó Stephen Oliner.

Dentro del Comité de Política Monetaria, la aceptación de un encarecimiento del crédito no es unánime. Dos de los directores de la Fed expresaron sus reticencias, pero sería muy raro que entren en una disidencia formal.

Uno de ellos es el presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans, que prefiere paciencia y podría estar en desacuerdo.

AFP