Los demócratas celebraron su victoria en dos estados clave en las elecciones regionales, consideradas como un barómetro de cara a las presidenciales estadounidenses de 2020, según los resultados publicados este miércoles.

Una de las malas noticias para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que estuvo muy involucrado en la campaña, es que el demócrata Andy Beshear logró una ajustada victoria en Kentucky, arrebatándole el puesto al gobernador Matt Bevin en un estado tradicionalmente republicano.

Beshear, cuyo padre fue el último gobernador demócrata de este estado, proclamó su victoria, pero Bevin todavía no ha reconocido su derrota y ha pedido que se verifiquen las urnas electrónicas y el voto a distancia.

El demócrata se impulsó por una fuerte movilización en las zonas más pudientes de las grandes ciudades, una dinámica que puede ser clave para las presidenciales de noviembre de 2020 también.

La derrota en Kentucky es un revés especialmente duro para los republicanos, ya que en 2016 Trump se impuso en ese estado con 30 puntos de ventaja sobre su rival demócrata, Hillary Clinton.

El mandatario insinuó que Bevin "había ganado al menos 15 puntos" gracias a su apoyo. "Pero quizás no fue suficiente (¡Los medios falsos siempre le echarán la culpa a Trump!)", tuiteó.

El inquilino de la Casa Blanca alardeó de que los republicanos habían ganado las otras elecciones locales en Kentucky.

- "Victoria histórica" -

En Virginia, los demócratas lograron el control de las dos cámaras del Congreso estatal, algo que no sucedía desde hace 25 años.

Los demócratas, que ya tenían el puesto de gobernador, se hacen con todos los principales niveles de poder en Virginia tras una campaña marcada por el debate sobre las armas de fuego.

"Esta victoria histórica debe hacer temblar a Donald Trump y a todos los republicanos", declaró el presidente del Comité Nacional del Partido Demócrata, Tom Perez.

"El próximo año acabaremos el trabajo", tuiteó el senador independiente Bernie Sanders, candidato a la investidura demócrata para las presidenciales de 2020.

En un momento en que Washington está centrado en el desarrollo de la investigación para un eventual juicio político a Trump, estas elecciones en Kentucky, Misisipi y Virginia se consideraban como un indicador de cómo veían los votantes esta crisis.

- Regiones suburbanas -

En Misisipi, el republicano Tate Reeves se impuso como ganador de la carrera para gobernador por amplio margen contra Jim Hood, un candidato demócrata contrario al aborto y favorable al porte de armas.

"Fantástico resultado, Tate", celebró Trump, que en los últimos días de la campaña se involucró tanto en Misisipi como en Kentucky, aunque no se acercó a Virginia, donde los republicanos de este estado han buscado distanciarse del presidente.

En Virginia y en Kentucky, el cambio se veía como una señal preocupante para Trump, especialmente entre los electores de los barrios más adinerados.

"Los resultados dieron nuevas pruebas de una división que crece entre las regiones rurales y urbanas", consideraron los analistas del medio digital especializado FiveThirtyEight, Nathaniel Rakich y Geoffrey Skelley.

"Los éxitos de los demócratas el martes (e incluimos su derrota ajustada en Misisipi) residen en sus resultados especialmente sólidos en las regiones suburbanas", escribieron en su blog.

El miércoles, Trump viajará a Luisiana para apoyar al candidato republicano para el puesto de gobernador frente al demócrata John Bel Edwards, que aspira a un segundo mandato en ese estado sureño.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes