Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un palestino levanta sus brazos antes de ser cacheado por policías fronterizos israelíes en la Puerta de Damasco, en la Parte Vieja de Jerusalén, el 17 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El cañón del fusil de un tirador de elite sobresale de una aspillera de la antigua Puerta de Damasco, un lugar muy turístico de Jerusalén convertido en uno de los centros neurálgicos de los ataques antiisraelíes.

El fusil apunta hacia el puesto de control, donde los policías israelíes cachean a un palestino.

La policía recorre la plaza y la escalinata de piedra por la que se accede a la Puerta. Cuenta con la ayuda de unidades especiales y se añadieron cámaras a las decenas ya existentes. Se podaron los árboles de las zonas verdes de las inmediaciones -muchos se arrancaron- para mejorar la visibilidad.

Estas precauciones no impiden los ataques, casi cinco meses después del comienzo de la espiral de violencia.

El viernes, un palestino de 20 años hirió en el lugar a dos policías israelíes antes de ser abatido. El 3 de febrero, tres jóvenes de la Cisjordania ocupada mataron a una agente de 19 años antes de perder la vida alcanzados por disparos. El 21 de febrero, este domingo, un palestino intentó apuñalar a un soldado israelí antes de ser abatido en Nablús.

En total, cinco israelíes, de los cuales tres son miembros de las fuerzas de seguridad, murieron en ese sitio desde el 1 de octubre. Y una decena de palestinos también fallecieron tras cometer ataques, en su mayoría de arma blanca.

La Puerta de Damasco (Bab al Amud en árabe, la Puerta de Naplusa/Nablús en hebreo) es un lugar de paso estratégico. Es la principal entrada del casco antiguo del lado de Jerusalén Este, parte palestina de la ciudad santa anexionada y ocupada por Israel.

Da acceso a zocos y a lugares sagrados, como la Explanada de las Mezquitas, el Muro de las Lamentaciones y la iglesia del Santo Sepulcro. Allí se cruzan palestinos, judíos y turistas.

- 'Una provocación' -

La inmensa mayoría de los atacantes son adolescentes o jóvenes de ambos sexos. Por eso la policía concentra los controles en la juventud.

Tres agentes cachean a un joven, pegado contra la pared, con las piernas abiertas y los brazos en alto. Uno de ellos apunta el fusil a la cabeza del joven y otros vigilan los alrededores.

Lo palpan, desde el pantalón hasta el torso. Acto seguido inspeccionan los zapatos, la mochila y cada uno de los objetos del interior. Prosiguen con el escaneo del carné de identidad y una vez terminado el proceso lo dejan irse, sin explicaciones.

"Vivo en el casco antiguo, sufro esto a diario", contó a AFP el joven, que prefiere no divulgar su identidad. "Me irrita", añade.

A veces, dice Basem Zidane, de 29 años, sufre 10 cacheos consecutivos, "uno cada metro". "Estos cacheos con frecuencia no tienen ninguna justificación en términos de seguridad, no es más que provocación, según como les dé a los soldados". Antes "me negaba a que me cachearan en público y me llevaban a otro sitio, a una comisaría. Ahora no me atrevo, tengo demasiado miedo de que me maten a sangre fría", añade.

Cerca de él, mujeres y alumnos abren bolsos y mochilas mientras las armas apuntan en su dirección.

El Parlamento israelí votó recientemente una ley que autoriza a la policía a cachear "a cualquier persona que parezca razonablemente sospechosa". La norma exige el "consentimiento de la persona cacheada", pero en la Puerta de Damasco los periodistas no han oído a los policías pedirles permiso a los jóvenes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP