Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida por la oficina del presidente iraní, Hasan Rohani, que muestra al mandatario con la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en Teherán este 5 de agosto de 2017

(afp_tickers)

El presidente iraní, Hasan Rohani, advirtió el sábado a Estados Unidos al prestar juramento ante el Parlmaneto que su país responderá de manera "apropiada" a toda violación del acuerdo nuclear.

Antes de la ceremonia de investidura, Rohani, de 68 años, recibió a la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Federica Mogherini, y llamó a un mayor esfuerzo para preservar el acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y las potencias mundiales luego de las nuevas sanciones estadounidenses contra Teherán.

"La República islámica no será la primera en violar el acuerdo nuclear (...) pero no se quedará en silencio si Estados Unidos no respeta sus compromisos", afirmó en su discurso de investidura.

"Irán (...) responderá a las sanciones con acciones apropiadas y recíprocas", agregó.

Irán estima que las nuevas sanciones estadounidenses que apuntan al programa balístico de Teherán y a los Guardianes de la Revolución, violan el acuerdo nuclear ya que impiden al país normalizar sus relaciones económicas con el resto del mundo y sacar beneficio de las inversiones extranjeras que necesita.

"La repetida violación de sus compromisos por parte del Gobierno estadounidense y las nuevas sanciones contra Irán [...] pueden ser destructoras" para el acuerdo nuclear, había declarado antes Rohani.

Rohani, un religioso moderado de 68 años, comenzó oficialmente su segundo mandato el jueves tras la "validación" de su elección por el guía supremo, el ayatolá Ali Jamenei.

- ¿Ni una ministra? -

Pero para los iraníes, la cuestión más importante es la composición del gobierno.

Rohani está siendo criticado desde hace días por responsables que afirman que el presidente renunció a nombrar mujeres ministras y concedió muy poco espacio en su nuevo Ejecutivo a los reformistas, que lo apoyaron durante la campaña. El gabinete saliente tiene tres vicepresidentas.

"Los reformistas permitieron la elección de Rohani en 2013 y en 2017 [...], debe escuchar a quienes lo apoyaron", declaró Rasul Montayabnia, vicepresidente del partido reformista Confianza Nacional, según el diario Arman.

En los dos comicios, los candidatos reformistas se retiraron para apoyar a Rohani, que en ambas ocasiones fue elegido ante la promesa de una normalización de las relaciones con Occidente y un refuerzo de las libertades culturales, sociales y políticas.

"Rohani creó una gran expectativa con sus promesas en la campaña electoral y hoy parece en retirada", declaró a la AFP Ali Shakurirad, jefe del partido reformador Unidad del Pueblo.

Al renunciar a presentar a mujeres en puestos ministeriales, quiso "evitar problemas con los mandatarios religiosos" y "evitar las eventuales dificultades" al inicio de su segundo mandato, afirmó.

El presidente aún no reveló la lista de su gobierno. Tiene dos semanas para hacerlo a partir de este sábado y deberá obtener un voto de confianza del Parlamento.

- Inversiones extranjeras -

El ministro de Relaciones Exteriores, Mohamad Javad Zarif, y el del Petróleo, Bijan Namdar Zangané, seguirán en sus puestos, según varias fuentes.

"Rohani obtendrá con facilidad la confianza del Parlamento para sus ministros [...] y no creo que haya cambios fundamentales en la política económica y social", declaró a la AFP Henry Smith, especialista de Irán en el grupo de consultores Control Risks.

Rohani puso fin al enfrentamiento dialéctico con los Guardianes de la Revolución, el ejército de élite del país, tras haber criticado su papel en la economía.

"Rohani no está interesado en sacar a los Guardianes de la Revolución del sector económico. Solo quiere crear un espacio para atraer las inversiones extranjeras y las nuevas tecnologías que necesita el país", añade Smith.

El acuerdo nuclear con las grandes potencias alcanzado permitió el regreso de importantes empresas internacionales.

Pero las sanciones estadounidenses y la creciente hostilidad del presidente Donald Trump complican la tarea del presidente Rohani, que necesita miles de millones de dólares de inversiones extranjeras para relanzar la economía y reducir el desempleo, que afecta al 12,7% de la población activa.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP