Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente ruso, Vladimir Putin (izqda), y su ministro de Defensa, Sergei Shoigu, examinan la caja negra del caza derribado por Turquía, el 8 de diciembre en Moscú

(afp_tickers)

El presidente ruso, Vladimir Putin, informó este martes de que su país tiene la caja negra del caza derribado en la frontera siria por la aviación turca y de que analizará los datos con la ayuda de expertos extranjeros.

"Les pido que no la abran por el momento", dijo Putin al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, en una reunión, informaron las agencias rusas.

"Ábranla solo con la ayuda de expertos extranjeros, para examinar todo con mucho cuidado", agregó Putin.

El 24 de noviembre, la aviación turca derribó cerca de la frontera con siria un cazabombardero ruso Su-24, desatando una grave crisis diplomática entre ambos países. En represalia, Moscú impuso varias sanciones económicas a Turquía.

Shoigu informó de que la zona donde cayó el avión fue "liberada" por las fuerzas especiales del ejército sirio, lo que les permitió recuperar la caja negra.

En tanto, Putin afirmó de que el contenido de la caja no va a aplacar el malestar de su país frente a la acción de los turcos que, sin embargo, afirman que realizaron varias llamadas de advertencia al caza antes de derribarlo.

"Lo que sea que encontremos (en la caja negra) no va a cambiar nuestra actitud hacia las autoridades turcas", dijo el presidente ruso. "Nosotros tratábamos a Turquía no solo como un amigo, sino como un aliado en la lucha contra el terrorismo, y nadie esperaba esta puñalada por la espalda", agregó.

AFP