Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Aliado inquebrantable de Damasco, Rusia opuso once vetos a proyectos de resolución de la ONU desde que comenzara el movimiento de protestas en Siria, en abril de 2011 en el contexto de la primavera árabe, para proteger al régimen de Bashar Al Asad

(afp_tickers)

Tras más de 18 años en el poder, Vladimir Putin se jacta de haber puesto de nuevo a Rusia en el primer plano de la escena internacional, a costa de un empeoramiento de las tensiones con Occidente sin parangón desde la Guerra Fría.

- Siria -

Aliado inquebrantable de Damasco, Rusia opuso once vetos a proyectos de resolución de la ONU desde que comenzara el movimiento de protestas en Siria, en abril de 2011 en el contexto de la primavera árabe, para proteger al régimen del presidente Bashar Al Asad.

El Kremlin vio con malos ojos las primaveras árabes y vivió como una traición lo ocurrido en Libia. Una intervención internacional, posible tras la abstención de Rusia y de China en una votación del Consejo de Seguridad de la ONU en marzo de 2011, condujo a la muerte violenta de Muamar Gadafi -mandatario libio de la época-, sumiendo al país en el caos.

Por otro lado, la intervención militar rusa en Siria, iniciada en 2015, permitió a las fuerzas gubernamentales arrebatarle la mayor parte del territorio a rebeldes y yihadistas.

Para intentar resolver el conflicto, Rusia constituyó un trío inédito con Irán -otro aliado del régimen sirio- y con Turquía, que apoya a los rebeldes, perfilándose así como un actor importante en Oriente Medio.

- Ucrania -

A principios de 2014, la revuelta prooccidental del Maidán derivó en enfrentamientos armados tras la huida del presidente prorruso Viktor Yanukovich. En unos días, hombres armados sin insignia -soldados rusos, como afirmó después Putin- tomaron el control de la península ucraniana de Crimea, que el 18 de marzo pasó a formar parte de Rusia tras un referéndum que la comunidad internacional consideró ilegal.

A esta anexión le siguió un conflicto armado entre el ejército ucraniano y los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, que ha dejado desde entonces más de 10.000 muertos.

Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea acusan a Moscú de apoyar militarmente a los rebeldes, por lo que europeos y estadounidenses han impuesto unas sanciones sin precedentes a Rusia desde 2014. El Kremlin niega estas acusaciones.

- Corea del Norte -

A diferencia de Washington, que durante mucho tiempo agitó la amenaza de las sanciones, Moscú siempre ha pedido diálogo con Pyongyang, siguiendo una hoja de ruta definida por Rusia y China.

Aún así, Rusia apoyó a finales de 2017 una resolución de la ONU para imponer nuevas sanciones a Corea del Norte, con restricciones a las importaciones de petróleo, cruciales para sus programas nuclear y de misiles.

A principios de enero, Vladimir Putin alabó al dirigente norcoreano Kim Jong Un, "un político maduro", cuando este último envió señales de apertura en su discurso de Año Nuevo.

- Estados Unidos -

Moscú y Washington se oponen en un gran número de temas internacionales, como Ucrania, Irán y Siria. Pero, desde la elección de Donald Trump (que prometía un acercamiento con Rusia), sus relaciones empeoraron a raíz de las acusaciones de injerencia rusa en las presidenciales estadounidenses, con la supuesta ayuda de hackers y "trolls" en las redes sociales.

Moscú lleva años denunciando el despliegue de un escudo antimisiles estadounidense en Europa del Este y el refuerzo de la OTAN en sus fronteras, lo que le sirve de excusa para fortalecer sus propias capacidades militares.

En febrero, Washington anunció que quería dotarse de nuevas armas nucleares de baja potencia, mientras que Putin presumió a principios de marzo de unos nuevos misiles rusos "invencibles", despertando el temor de una nueva carrera armamentista.

- China, India y Venezuela -

Mientras la tensión con Occidente crece, Rusia busca estrechar lazos con sus aliados tradicionales, como China, India o Venezuela.

Ligados por un enorme contrato de abastecimiento de gas ruso a China, Moscú y Pekín suelen mostrarse unidos también en la escena internacional, principalmente en las votaciones de la ONU. Sus relaciones están en el "mejor nivel de la historia", según el dirigente chino, Xi Jinping.

Rusia firmó en los últimos años varios contratos con India, un importante cliente de armamento ruso, y reforzó sus lazos con América Latina, principalmente con Venezuela.

Además, Moscú dio recientemente un espaldarazo económico a Caracas, en plena debacle económica, reestructurando un crédito de 3.000 millones de dólares acordado en 2011.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP