Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Personal de emergencia sirio vigilando una calle tras la caída de cohetes disparados sobre un hospital en la localidad de Alepo, norte del país, el 3 de mayo de 2016

(afp_tickers)

Rusia busca conseguir un alto el fuego "en las próximas horas" en Alepo, la gran ciudad dividida del norte de Siria, donde los intensos combates y bombardeos alcanzaron este martes de nuevo un centro médico.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá el miércoles, a propuesta de Reino Unido y Francia, para evocar la situación en la otrora capital económica siria. "Alepo arde", resumió el embajador británico en Naciones Unidas, Matthew Rycroft.

Según un fotógrafo de la AFP, el sector controlado por el régimen en Alepo ha vivido su jornada más dura desde la reanudación de las hostilidades el 22 de abril.

Más de 270 personas han muerto en los últimos 12 días en la ciudad, dividida en sectores rebeldes y gubernamentales.

El recrudecimiento de la violencia hizo volar en pedazos la tregua impulsada por Rusia, aliada del régimen, y por Estados Unidos, que apoya a la oposición, y que entró en vigor el 27 de febrero.

Alarmado por esta situación, el emisario de la ONU, Staffan de Mistura, viajó este martes a Rusia para entrevistarse con el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov

"Debemos asegurarnos de que el cese de las hostilidades esté nuevamente en marcha", declaró De Mistura.

El canciller ruso dijo, por su parte, esperar este acuerdo "lo antes posible, incluso en las próximas horas".

- ¿Repercusiones? -

El jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, advirtió este martes al presidente sirio, Bashar al Asad, de "repercusiones" si su régimen no respeta el alto el fuego que actualmente negocian Washington y Moscú.

"No creo que Rusia quiera eso. No pienso que el régimen de Al Asad pueda disfrutar de eso", añadió Kerry, quien dejó entrever "el fracaso total del cese de las hostilidades y el regreso a la guerra".

Para salvar la tregua en Siria, Alemania anunció una reunión el miércoles en Berlín con De Mistura, el coordinador de la oposición siria, Riad Hijab, y el ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault.

Al día siguiente de una jornada más bien tranquila, Alepo volvió a conocer este martes el estruendo de las bombas.

Los rebeldes lanzaron una gran ofensiva contra los sectores gubernamentales de Alepo, donde al menos 16 civiles murieron y 60 resultaron heridos, afirmó la agencia oficial siria Sana.

La oenegé Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó por su parte de 19 muertos y 80 heridos, varios de gravedad.

- Ataque contra maternidad -

La agencia Sana informó de que unos "obuses lanzados por rebeldes contra la maternidad de al Dabbit, en el barrio de la Gobernación (centro de Alepo)" mataron a "tres mujeres e hirieron a 17 personas". El OSDH confirmó el ataque, pero no disponía de un balance inmediato de víctimas.

En total, cuatro hospitales del sector rebelde y dos del gubernamental han sido alcanzados durante los enfrentamientos en los últimos diez días en Alepo.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó el martes por unanimidad una resolución que reafirma que el personal y las instalaciones médicas deben ser protegidas absolutamente durante los conflictos armados.

El ejército sirio informó de un "gran ataque en varios frentes en Alepo", llevado a cabo por los grupos Frente al Nusra (rama siria de Al Qaida), Ahrar al Sham y Jaish al Islam, con "bombardeos intensos en barrios residenciales".

La ofensiva comenzó, según un fotógrafo de la AFP, por un ataque contra el cuartel general de los servicios secretos del ejército del aire en Zahra, en el oeste de la ciudad.

La aviación y la artillería del régimen respondieron atacando los barrios rebeldes del este de la ciudad. Los servicios de Defensa Civil señalaron la muerte de 11 personas.

En el frente de la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que controla amplios sectores del territorio, una serie de ataques en su bastión, Raqa (este), mataron a 19 civiles, según el OSDH.

La oenegé no pudo precisar sin embargo si los ataques provenían de aviones rusos o de la coalición internacional liderada por Estados Unidos.

El director general de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) calificó de "muy preocupante" la posibilidad de que el EI pueda fabricar sus propias armas químicas, como apuntan varios indicios.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP