El complejo militar ruso ha exhibido en el primer foro Rusia-África todo su arsenal, desde Kalashnikovs de última generación hasta sistemas de defensa antiaérea, pasando por programas de reconocimiento facial, para seducir al continente africano, importante potencial cliente.

"África representa 40% del volumen de pedidos actuales (...) de diferentes tipos de armas y material militar", asegura a la AFP Alexandre Mikheev, presidente de Rosoboronexport, empresa pública rusa encargada de la venta de armas.

En este primer foro económico ruso-africano, en Sochi (sur de Rusia) el presidente Vladimir Putin recibió miércoles y jueves a más de 40 jefes de Estado y de gobierno africanos. En esta reunión, predominaron los estands de empresas de armamento.

El conglomerado estatal Rostec, que agrupa lo esencial del complejo militar e industrial ruso, estuvo representado especialmente por la empresa Kalashnikov, por el fabricante de sistemas antiaéreos y de blindados Almaz-Antey, así como por el productor de municiones Pribor.

Los empresarios rusos y africanos se entretienen manipulando los últimos fusiles automáticos, se hacen fotos con el arma en la mano y hojean el "catálogo de armas de infantería y medios de combate", traducido al francés y portugués para la ocasión.

Cerca de ellos, una representante de Rosoboronexport elogia el sistema de reconocimiento facial "más preciso del mundo" para garantizar "fronteras seguras", "proteger la infraestructura del Estado" y "combatir el tráfico ilegal".

- 12.000 millones en contratos -

"Tenemos unos 12.000 millones de dólares de contratos firmados y pagados. Veinte países (africanos) trabajan hoy con Rusia. Este año suministramos a nueve países africanos" entre ellos Ruanda, Mozambique, Uganda y Angola, según el presidente de Rosoboronexport.

Por su parte, Russian Helicopters indicó en un comunicado que "más de 900 helicópteros producidos por Russian Helicopters han sido registrados en países africanos" lo que representa "un cuarto de los helicópteros del continente".

Una gran parte de estos contratos se refiere a la formación de personal en el marco de acuerdos de cooperación militar firmados entre Rusia y los países africanos, así como programas de "modernización y reparación" de armamento antiguo.

Por ejemplo, el presidente centroafricano Faustin-Archange Touadéra pidió el miércoles a Putin que refuerce la ayuda militar rusa a República Centroafricana, con la entrega de "armas más pesadas".

El miércoles, Putin dijo que Rusia seguiría ayudando a los países africanos al borrar sus deudas. Ese método ya fue utilizado por Moscú para introducirse en Argelia y Libia en los años 2000, perdonando sus deudas a cambio de gigantescos contratos de armamento.

El presidente de Rosoboronexport confirma estos métodos de "apoyo estatal" para los contratos de armas, que incluyen "borrar deudas, préstamos estatales, préstamos de bancos rusos".

"Todo depende del socio, de sus capacidades (financieras). Lo vemos caso por caso. Para nosotros, incluso un contrato de 20 o 30.000 euros es importante para suministrar piezas de recambio o formar a especialistas", asegura.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes