Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Rusia ordenó a Estados Unidos reducir la presencia diplomática en su territorio en respuesta a las nuevas sanciones adoptadas por el Congreso estadounidense

(afp_tickers)

Rusia exigió este viernes a Estados Unidos que reduzca su presencia diplomática en su territorio en respuesta a las nuevas sanciones adoptadas por el Congreso en Washington, aunque dejó la puerta abierta a una normalización.

El Senado adoptó el jueves casi por unanimidad (98 votos frente a 2) un proyecto de ley de sanciones por la presunta injerencia rusa en las elecciones que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca, lo que fue denunciado por Moscú y criticado por la Unión Europea, pues afectaría a sus empresas.

Trump promulgará la ley, adelantó la Casa Blanca. "Leyó los primeros borradores de la ley y negoció algunos elementos importantes", explicó en un comunicado su portavoz, Sarah Huckabee Sanders.

"Ahora ha revisado la versión final y (...) se dispone a firmarla", precisó.

Aunque corresponde al presidente Trump aprobar las duras sanciones contra Moscú, el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores no esperó para adoptar medidas de represalia.

En respuesta Rusia ordenó al gobierno estadounidense reducir a partir del 1 de septiembre su personal diplomático en Rusia a 455 efectivos, e impidió la utilización por parte de la legación norteamericana de una residencia en la periferia de la capital rusa y de varios almacenes.

Con esa reducción, el número de representantes estadounidenses estará al mismo nivel que el de representantes rusos en Estados Unidos, precisó el ministerio, que se "reserva el derecho" de adoptar nuevas medidas.

- Diálogo abierto -

El ministro de Relaciones exteriores ruso Sergei Lavrov dijo sin embargo este viernes a su homólogo estadounidense Rex Tillerson que Rusia "sigue dispuesta" a cooperar con Estados Unidos a condición de que haya "respeto mutuo", según el ministerio.

Por su parte, el embajador estadounidense en Moscú, John Tefft, "expresó su gran decepción y protestó" por estas medidas, indicó a la AFP una portavoz de la delegación estadounidense.

La portavoz no quiso precisar el número de diplomáticos y personal de servicio estadounidense que hay en Rusia en la actualidad.

Según una fuente anónima citada por la agencia rusa Interfax, la reducción de personal afectará a varios cientos de personas.

- Rusofobia en EEUU -

"Los últimos acontecimientos muestran que la rusofobia y la búsqueda de confrontación están muy arraigadas en ciertos círculos" en Estados Unidos, consideró la cancillería rusa.

Los legisladores estadounidenses buscan responder a la campaña de desinformación y pirateo de los que acusan a Moscú durante las elecciones presidenciales del año pasado. También reaccionan a la anexión de Crimea y las injerencias rusas en Ucrania.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, celebró el voto en el Senado que, en su opinión, supone un respaldo frente al "agresor" ruso.

El texto también sanciona a Irán y Corea del Norte, lo que llevó a Pekín a advertir que China se opondrá "decididamente" a cualquier medida que ataque "sus intereses".

La reducción de la presencia estadounidense ya se había planteado en diciembre, después de que Barack Obama decidiera expulsar a 35 personas consideradas miembros de los servicios de inteligencia rusos.

- Un veto inútil -

El presidente Vladimir Putin decidió finalmente no reaccionar a esas medidas, adoptadas a un mes de que Trump asumiera sus funciones.

En teoría, el mandatario estadounidense, quien intenta mejorar las relaciones con Rusia -para pesar de muchos legisladores- podía vetar el proyecto del Congreso. Pero hubiese sido una decisión poco duradera.

El Congreso solo tendría que volver a votar el texto, con una mayoría de dos tercios, para superar el rechazo de Trump. En general, los presidentes intentan evitar tal humillación.

El texto también prevé un mecanismo inédito que no gusta a la Casa Blanca: los congresistas podrían interponerse si Trump decidiera suspender las sanciones existentes contra Rusia.

El presidente Putin lamentó el jueves la "insolencia" de Estados Unidos.

"Vemos simplemente un crecimiento de la histeria antirrusa", subrayó. "Es muy triste que las relaciones ruso-estadounidenses sean sacrificadas" por fines políticos internos, añadió.

La Comisión Europea dijo este viernes que permanece "vigilante" ante las medidas estadounidenses, que podrían afectar al sector de la energía en el Viejo Continente.

"Estamos observando este proceso de muy cerca, con gran atención. Examinamos cuál es la evolución y seguiremos de cerca la aplicación práctica de esta ley, cuando entre en vigor y si lo hace", dijo en rueda de prensa el portavoz comunitario Alexander Winterstein.

A varios países europeos les preocupa que esta ley permitiría a Trump sancionar a empresas que trabajan en oleoductos procedentes de Rusia.

Además, la medida fisura también la unidad acordada entre Estados Unidos y la Unión Europea frente a Rusia desde la anexión de Crimea, en 2014. Hasta ahora, las sanciones se coordinaban entre ambos lados del Atlántico.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP