Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un miembro de las fuerzas gubernamentales iraquíes monta guardia durante el avance en la Ciudad Vieja de Mosul, el pasado 17 de marzo al norte de Irak

(afp_tickers)

Rusia y China propusieron el viernes que el trabajo del panel de la ONU que investiga el uso de armas químicas en Siria se extienda a Irak, una idea inmediatamente rechazada por Reino Unido.

Esta propuesta de extender el trabajo del Mecanismo de Investigación Conjunta fue presentada durante una discusión a puertas cerradas en el Consejo de Seguridad sobre la batalla de Mosul, donde las fuerzas iraquíes tratan desde hace semanas de sacar a los yihadistas, según indicó el embajador británico ante la ONU, Matthew Rycroft, que presidía los debates.

Según él, durante esta discusión el Consejo de Seguridad dijo estar "unánimemente preocupado" por las recientes informaciones sobre el uso de armas químicas del grupo Estado Islámico (EI) y subrayó que espera con impaciencia "los resultados de la investigación iraquí" sobre este asunto.

Entonces Rusia y China presentaron un proyecto de resolución que "busca extender el mecanismo de investigación internacional a Irak", explicó Rycroft, quien agregó que Gran Bretaña estaba en "contra".

"Gran Bretaña hizo saber que había grandes diferencias entre las situaciones en Siria y en Irak", explicó Rycroft.

El embajador británico subrayó que, contrariamente al gobierno sirio, el iraquí "coopera plenamente" con la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y que no había "ninguna acusación" de que el gobierno iraquí hubiera usado armas químicas.

No se tomó ninguna decisión sobre este texto pero este diferendo ilustra el desacuerdo entre los occidentales y Rusia sobre la situación en Siria.

AFP