Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer camina en una calle de la ciudad siria de Minbej, el 10 de octubre de 2012

(afp_tickers)

Rusia y el gobierno de Bashar al Asad están enviando "convoyes humanitarios" a una zona del norte de Siria controlada por aliados de Estados Unidos, afirmó este viernes el Pentágono.

La ayuda se dirige hacia la ciudad de Minbej, en poder de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición árabe-kurda respaldada por Washington.

"Sabemos que convoyes humanitarios apoyados por los rusos y el régimen sirio van hacia Minbej. Incluyen vehículos blindados", declaró Jeff Davis, portavoz del Pentágono.

Situada a una treintena de kilómetros de la frontera turca, Minbej fue arrebatada por las FDS al grupo Estado Islámico (EI) en agosto último, con asistencia de asesores estadounidenses y bombardeos de la coalición internacional contra los yihadistas.

El vocero del Pentágono no formuló comentarios a propósito de la iniciativa de Moscú y Damasco, pero la presencia de los convoyes parece servir a los intereses de Estados Unidos, porque podría disuadir a Turquía y sus aliados rebeldes sirios de atacar a las FDS para expulsarlas de la ciudad, como habían anunciado.

Tanto Ankara como las FDS son aliados cruciales de Washington y un conflicto entre ambos podría representar un duro golpe para la política de Estados Unidos en la región.

Los turcos estiman que las FDS son apenas una cobertura de las milicias kurdas de izquierda YPG, a las que consideran una organización terrorista, pero los estadounidenses las ven como su aliado más eficaz contra el EI y los más capaces de retomar la ciudad de Raqa, capital de hecho de los yihadistas.

El viernes un comandante de las FDS dijo a la AFP que los turcos y los rebeldes sirios habían "violentamente atacado" a las FDS cerca de Minbej, pero habían sido rechazados.

AFP