Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vladimir Putin (dcha) estrecha la mano a François Hollande ante los ministros franceses de Defensa (Jean-Yves Le Drian) y Exteriores (Laurent Fabius), este jueves 26 de noviembre en el Kremlin, en Moscú

(afp_tickers)

Francia y Rusia decidieron este jueves "coordinar" sus ataques aéreos en Siria contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), aunque no lograron acuerdo sobre una "amplia coalición", que quiere el presidente francés François Hollande, ni sobre la suerte del presidente sirio Bashar Al Asad.

Tras 90 minutos de conversaciones en el Kremlin, Vladimir Putin y Hollande, que continuaba en Moscú su maratón olímpica para unir fuerzas contra el EI, los mandatarios aparecieron ante la prensa para anunciar medidas para "intensificar la lucha contra el terrorismo".

Principal anuncio de ambos jefes de Estado: los militares rusos y franceses, ya afectados a los ataques aéreos en Siria, "coordinarán" sus ataques contra el EI.

Estos ataques no tendrán por objetivo a "quienes luchan contra Dáesh (acrónimo árabe del EI)", subrayó Hollande, refiriéndose a los rebeldes moderados que combaten contra el EI y Damasco.

El jefe de Estado ruso dio un paso hacia los occidentales al anunciar que está de acuerdo en "abstenerse de bombardear a la oposición sana", una expresión vaga utilizada por Rusia para designar a los opositores moderados y no islamistas en Siria, que combaten "al terror".

Los ataques rusos y franceses tendrán como prioridad el transporte de productos petrolíferos, cuya venta es la principal fuente de financiación del EI", añadió.

Apoyo tradicional del régimen de Al Asad, Rusia es acusada por los occidentales y países árabes de privilegiar los ataques aéreos contra grupos combatientes, islamistas y nacionalistas, que luchan contra el EI y el ejército del régimen de Al Asad, en lugar del EI.

- El destino de Al Asad -

No obstante, durante la conferencia de prensa no tardaron en saltar las divergencias habituales. A Hollande que insistió en que "Bashar al Asad no tiene un lugar en el futuro de Siria", Putin respondió que le pertenece a los sirios decidir, y recordó que para él, el ejército sirio es "su aliado natural en la lucha contra el terrorismo".

Este encuentro entre Putin y Hollande tuvo lugar en medio de la crisis entre Moscú y Ankara después de que la Fuerza aérea turca derribara un avión de combate ruso en la frontera con Siria. Turquía es miembro de la OTAN.

Hollande había recibido por la mañana en París al jefe del gobierno italiano Matteo Renzi, después de haberlo hecho con la canciller alemana Angela Merkel, y haber mantenido discusiones con el presidente estadounidense Barack Obama y el primer ministro británico David Cameron.

Este último pidió este jueves al Parlamento británico sumarse a los bombardeos contra el EI en Siria, alegando que Londres "no puede delegar su seguridad en otros países".

De momento, Gran Bretaña participa sólo en los bombardeos aéreos en Irak, dentro de la amplia coalición antiyihadista liderada por Estados Unidos en este país y en Siria.

Además, Alemania ofreció a Francia desplegar una fragata y aviones de reconocimiento y abastecimiento para participar en la lucha contra el EI en Siria, anunció este jueves la ministra alemana de Defensa.

"Francia fue profundamente golpeada por los terribles ataques del EI pero sabemos que esta rabia inhumana puede golpearnos a nosotros o a otras sociedades en cualquier momento también", dijo la ministra Ursula von der Leyen, al anunciar el respaldo militar.

- Intentos de acercamiento -

El mandatario francés sigue inmerso en el maratón diplomático de esta semana. La ambición de Hollande es formar una coalición sólida y unida frente al grupo yihadista Estado Islámico, autor de los atentados del 13 de noviembre en París, en los que murieron al menos 130 personas, y de los que sigue buscándose frenéticamente a dos supuestos cómplices, el francés Salah Abdeslam y el belgo-marroquí Mohamed Abrini.

En esa línea, trata de acercar posiciones entre la coalición liderada por Estados Unidos contra el EI en Irak y Siria, y Rusia, que interviene por su propia cuenta en este último país con el objetivo primordial de apoyar al régimen de Damasco, aunque se comprometió a "coordinar sus ataques con los franceses". Las potencias occidentales no dejan de reprocharle a Putin su estrategia y le piden que se concentre en combatir al EI.

Por otra parte, tras ofrecer toda su ayuda a Francia en un primer momento, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, dijo que sigue esperando un pedido concreto por parte de ésta.

Y, es que a pocas semanas de las elecciones legislativas del 20 de diciembre, el dirigente conservador no parece querer lanzarse a una iniciativa que le pueda salir cara en las urnas a su formación, el Partido Popular (PP).

Francia rendirá el viernes un solemne homenaje a las víctimas de los atentados en una ceremonia en el patio de los Inválidos, imponente edificio donde descansan los restos de Napoleón.

AFP