Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un avión de la aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair despega del aeropuerto de Barajas

(afp_tickers)

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair acusó este martes al principal sindicato español de pilotos de bloquear un acuerdo de aumento salarial, aunque aseguró que seguirá negociando para reconocer a los sindicatos en España y otros países.

Ryanair, fundado en 1984, se construyó negándose a reconocer a los sindicatos, pero en diciembre dio un giro ante la amenaza de huelgas sin precedentes de sus pilotos en Italia, Irlanda y Portugal. En enero, la compañía reconoció por primera vez a un sindicato de pilotos en Reino Unido.

España, un país que representa el 27% del tráfico de Ryanair, "es muy importante para nosotros, por eso queremos llegar a un acuerdo con (el sindicato) Sepla. Vamos a reconocer a los sindicatos españoles, y en este sentido vamos en serio", dijo a la prensa en Madrid el consejero delegado de la aerolínea, Michael O'Leary.

Según explicó, "les escribimos dos cartas (en enero), para ofrecerles un acuerdo de reconocimiento y un aumento del 20% de los salarios de los pilotos españoles. Sepla no ha contestado a esas cartas, y el aumento del 20% se está retrasando".

Por eso, Ryanair va a escribir ahora directamente a los pilotos, para proponerles ese incremento salarial, "mientras seguimos intentando finalizar el acuerdo con Sepla", puntualizó O'Leary, aseverando que "no hay condiciones" para ese aumento.

El sindicato Sepla respondió en un comunicado que Ryanair, por el contrario, planteó condiciones, a saber, "una designación unilateral por parte de la aerolínea de un representante de los pilotos en cada una de las bases de Ryanair en España". Lo cual, añade el sindicato, es "una flagrante violación de la libertad sindical".

Sepla añade que la compañía no les ha entregado el censo completo de sus pilotos, necesario para organizar la votación sobre el aumento salarial.

Además, Ryanair exige "una sumisión expresa a la legislación irlandesa", rechazada por el sindicato, que va a presentar dos denuncias ante la justicia en las próximas semanas, precisó el responsable de la sección Ryanair de Sepla, pidiendo anonimato por miedo a perder su puesto.

Una parte de los alrededor de 800 pilotos españoles de Ryanair, que trabajan como autónomos, ha aceptado ya ese aumento salarial, precisó el directivo. Representan de momento "menos del 50%" del total, dijo O'Leary.

El consejero delegado explicó que aparte de España, la compañía sigue negociando para reconocer a los sindicatos.

"Tal vez haya perturbaciones mientras intentamos concluir los acuerdos de reconocimiento (...) pero incluso en tanto que compañía que acepta a los sindicatos, creceremos con fuerza en número de pasajeros", aseveró.

O'Leary dijo por otro lado estar "decepcionado" por la decisión del sindicato Sepla de presentar una denuncia ante la justicia.

"Llevará meses o años resolver" esas denuncias, dijo. Según él, el sindicato "quiere obligarnos a tener contratos españoles, pero la ley bajo la que operamos está muy clara: debemos operar con contratos irlandeses".

Según explicó la fuente sindical, lo que quieren es que los pilotos que operan en España tengan un contrato español, y que los que trabajan para Ryanair como autónomos sean integrados a la empresa.

Según él, "muchos pilotos han abandonado la compañía y otros siguen haciéndolo" a causa de estos problemas de legislación laboral.

En cualquier caso, el sindicato no se plantea por el momento ninguna huelga, y ve esta opción como un "último recurso", dijo el representante.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP