Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato laborista a la alcaldía de Londres, Sadiq Khan, y su esposa, Saadiya, posan en un centro de votación en el sur de la capital británica el 5 de mayo de 2016

(afp_tickers)

El Reino Unido votó este jueves en unas elecciones regionales y municipales en las que podría entronar al primer alcalde musulmán de Londres, Sadiq Khan, y reforzar la apuesta de los nacionalistas escoceses por un segundo referéndum de independencia.

Los colegios electorales abrieron a las 07H00 (06H00 GMT) hasta las 22H00 para elegir los parlamentos de Irlanda del Norte, Gales y Escocia, y 124 concejos municipales.

Los resultados de Londres se conocerán el viernes por la tarde, mientras que los de las regionales podrían divulgarse a partir de la madrugada del mismo día.

La alcaldía de Londres es la joya de la corona de los comicios, pese a ser un cargo simbólico que, eso sí, sirve de trampolín a quien lo ostenta, como puede acreditar el alcalde saliente, el conservador Boris Johnson.

Los dos candidatos con opciones son el conservador Zac Goldsmith, hijo de un multimillonario, y el hijo de un conductor de autobús de Pakistán, el laborista Sadiq Khan, 45 años, que llevaba doce puntos de ventaja en los últimos sondeos.

Ambos candidatos votaron poco después de la apertura de los centros electorales. "Por favor, asegúrense de votar hoy, es una elección muy importante", dijo Khan después de emitir su sufragio.

Goldsmith y el primer ministro David Cameron han insistido en presentar a Khan como alguien con vínculos con extremistas musulmanes, una estrategia que podría volverse en su contra.

En declaraciones a la AFP, Khan denunció la campaña "divisiva y desesperada" de los conservadores.

"Soy londinense, soy británico, soy de fe islámica, y me enorgullezco de ser musulmán. Soy de origen asiático, paquistaní. Soy un padre, soy un marido, soy un sufridor hincha del Liverpool desde hace tiempo. Soy todas estas cosas", explicó.

"Pero lo mejor de esta ciudad es que puedes ser un londinense de cualquier confesión o de ninguna, y aquí hacemos algo más que tolerarnos: nos respetamos, nos recibimos con los brazos abiertos", concluyó.

- Vivienda y transporte, principales problemas de Londres -

Si gana, se convertiría en el primer alcalde musulmán, no solo de la cosmopolita capital británica, sino también de una gran capital europea.

Unos 5,6 millones de londinenses están llamados a las urnas y sus principales preocupaciones son el encarecimiento de la vivienda y el precio y la saturación del transporte público.

Son problemas cada vez más acuciantes debido a que Londres atrae como un imán a banqueros, trabajadores de la construcción o estudiantes, y ha ganado 900.000 habitantes desde la elección de Boris Johnson en 2008, para pasar a 8,6 millones.

En el mercado londinense de Whitechapel, en el popular y multiétnico East End, Frank Rogers, un barrendero de 56 años, dijo que sus principales inquietudes son "el transporte, la vivienda, mantener los servicios públicos vitales y vigilar la inmigración".

Rogers apoya a Goldsmith pero Khan no le parece mal. "Es musulmán, pero eso es sólo su religión, estoy seguro de que es capaz de abordar esos problemas", aformó.

Koyruz Zoman, un cocinero de 57 años, musulmán, minimizó la importancia que tendría para su comunidad religiosa la elección de Khan. "Lo que importa es lo que haga. No se trata de tener un alcalde musulmán, sino de tener al tipo ideal".

Las elecciones de este jueves son además la primera gran prueba electoral del líder laborista Jeremy Corbyn.

La elección en septiembre de este izquierdista de pura cepa, gracias al voto de los militantes, sigue cuestionada por parte del aparato laborista, que le ve incapaz de conducir al partido a la victoria en las elecciones generales de 2020 y quiere que se vaya cuanto antes.

Unos malos resultados en las elecciones de este jueves podrían propiciar un golpe contra él.

- El SNP busca tercera victoria consecutiva en Escocia -

En Escocia, uno de sus antiguos bastiones, el laborismo podría encontrarse en la posición humillante de ser superado por los conservadores como segunda fuerza del parlamento regional.

El Partido Nacional Escocés (SNP, independencia), que gobierna en esta región desde 2011, espera mejorar los 69 escaños (de 129) obtenidos en 2011, que ya fueron un gran progreso respecto a los 47 de 2007.

El alcance de las elecciones de este año supera el ámbito local. Renovando el mandato del SNP, los votantes reforzarían sus ambiciones secesionistas, especialmente si los británicos optan por abandonar la Unión Europea en un referéndum sobre el tema previsto para el 23 de junio.

"Creemos que el parlamento de Escocia debe tener el derecho de organizar otro referéndum (...) si hay un cambio significativo respecto al contexto que prevalecía en 2014, como que Escocia sea retirada de la UE en contra de su voluntad", afirma el programa del SNP.

En Gales, el laborismo podría verse perjudicado por el ascenso del partido antieuropeo UKIP, que podría cosechar sus primeros escaños en una asamblea regional, según los analistas.

En Irlanda del Norte, donde el gobierno se forma con una coalición de unionistas protestantes y nacionalistas católicos, el Partido Democrático del Ulster (DUP) aparece por delante del Sinn Fein en los últimos sondeos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP