Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fabricante Tesla presenta su modelo X en el Salón del Automóvil de Detroit (Michigan, EEUU) el 15 de enero de 2013

(afp_tickers)

El mundo del automóvil se congrega desde el lunes en Detroit, ávido por los vehículos autónomos pero presionado por Donald Trump, que quiere que los coches vendidos en su país sean hechos por estadounidenses.

La 29º edición del Salón Automóvil de Detroit se perfila como un emporio de nuevas tecnologías que son indispensables para los coches del mañana.

Google, que desde 2009 trabaja en vehículos autónomos, dará a través de su filial Wayme el puntapié inicial oficioso a este tradicional encuentro que será abierto al público el sábado 14, tras cinco días reservados a la prensa y profesionales del sector.

Aunque mira al futuro, la industria está pendiente del presente. Está llena de dudas sobre lo que puede ocurrir cuando el 20 de enero Trump se instale en la Casa Blanca con la promesa casi obsesiva de fomentar el 'Made in USA' ('Hecho en EEUU').

Trump amenazó con gravar las importaciones de China y México y con renegociar, o directamente romper, el TLCAN, el tratado de libre comercio que une desde 1994 a Estados Unidos con Canadá y México.

"Jamás se vio esto", dijo Alan Deardoff, especialista en libre comercio de la Universidad de Michigan.

"Se corre el riesgo de desorganizar la logística y cadenas de aprovisionamiento y aumentar los costes de fabricación y, finalmente, el precio de los coches", añadió.

General Motors, Ford y Fiat Chrysler "tendrán que revisar toda su estrategia mexicana", lo cual puede hacerles perder competitividad, sostuvo Matt DeLorenzo, analista de Kelley Blue Book.

- Cuestiones éticas -

Por otro lado, el aumento de las tasas estadounidenses de interés, que torna más caros los créditos al consumo, puede dañar al mercado de los automóviles, que viene brillando en los últimos tres años.

Los fabricantes estadounidenses vendieron en 2016 la cifra récord de 15,55 millones de automóviles, lo que significa un 0,4% más que el año anterior.

Ford acaba de anular una inversión de 1.600 millones en México para construir allí una planta y espera invertir la mitad para aumentar la capacidad de sus fábricas en Estados Unidos y desarrollar automóviles eléctricos y autónomos.

"Para que los empleos vuelvan a Estados Unidos, se precisará mucho más que renegociar el TLCAN", advirtió Robert Scott, del centro de estudios Economic Policy Institute.

Los vehículos autónomos, ricos en tecnología y que en consecuencia exigen mano de obra altamente calificada, son una fuente de empleos, sostendrán los empresarios del sector en el Salón de Detroit.

Más de 300 expositores están anunciados y entre ellos se cuentan nóveles empresas que quieren mostrar productos con tecnologías conectadas y autónomas pensadas para asegurar un manejo más fácil y seguro de los automóviles.

No se esperan grandes anuncios sobre los automóviles clásicos. Fiat Chrysler brillará por su ausencia y Volkswagen, que trata de superar el escándalo de sus motores trucados, planea presentar un vehículo de su gama eléctrica y autónoma.

General Motors presentará el utilitario Chevrolet Traverse, mientras que BMW desvelará otro utilitario, el compacto BMW X2, y la nueva Serie 5.

Los grandes fabricantes están abiertos a hablar sobre los vehículos autónomos. Es el caso, por ejemplo, de GM y Toyota, que tienen previsto referirse a ese tema.

"En los últimos doce meses se aceleró la carrera" entre los fabricantes de vehículos y los gigantes de Silicon Valley por ser los primeros en el mercado, dijo Karl Brauer, analista de Kelley Blue Book.

La tecnología autónoma está en el estadio de "manos libres" y se acerca a la etapa de "ojos libres"; o sea conducir con los ojos cerrados y sin ninguna intervención humana, dijo Brian Fitzgerald, experto de Jefferies.

Ambos analistas coinciden en que las situaciones estudiadas por los desarrolladores de las tecnologías son cada vez más complejas e intentan responder, incluso, a problemas éticos: ¿qué haría el automóviles si tiene que optar entre la vida de su ocupante o la de un peatón que cruza mal la calle?

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP