Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Familiares de los presos esperan para obtener información en la puerta del complejo penitenciario Anisio Jobim, en una zona periférica de Manaos, Brasil, donde un motín dejó al menos 60 muertos, el 2 de enero de 2017 At least 60 people were killed in a prison riot in Brazil's Amazon region when fighting broke out between rival gangs.

(afp_tickers)

Las autoridades brasileñas confirmaron este lunes la muerte de 56 personas en un sangriento motín entre dos facciones criminales en un complejo penitenciario de Manaos, la capital de Amazonas (norte), de donde se fugaron 144 internos.

"Los presos fueron muertos por los propios internos, en un enfrentamiento de extrema violencia" que empezó el domingo en la tarde y duró cerca de 15 horas, informó la Secretaría de Seguridad de Amazonas, que revisó a la baja los 60 muertos reportados inicialmente, varios de ellos decapitados.

El episodio ocurrió en el Complejo Penitenciario Anisio Jobim (Compaj), en una zona periférica de Manaos, motivado por un choque entre dos facciones criminales: el Primer Comando de la Capital (PCC), originario de Sao Paulo, y el grupo local Familia del Norte (FDN).

"Es la mayor matanza cometida en una prisión de la Amazonía", afirmó el secretario de Seguridad Pública estatal, Sergio Fontes, quien aseguró que los grupos de narcotraficantes se disputan dinero y territorio.

Este motín es, además, uno de los mayores registrados en los últimos años en Brasil, después de la sonada masacre que tuvo lugar en 1992 en la cárcel de Carandiru, en Sao Paulo, tras una operación policial para controlar una reyerta que acabó con 111 presos muertos.

Familiares de los internos de Manaos se agolpaban el lunes en la puerta del presidio a la espera de noticias de las autoridades, que ya iniciaron los procesos para identificar los cuerpos.

Entretanto, el gobierno de Amazonas informó de la fuga de 112 presos del Compaj y de 72 internos del Instituto Penal Antonio Trindade (Ipat), una unidad de detención preventiva dentro del mismo recinto. Sólo 40 de estos 184 fugitivos fueron recapturados.

Hasta el momento se tienen pocos detalles de esos episodios.

El gobierno de Amazonas sólo había dicho que los presos del Ipat -a sólo 1,6 km del Compaj- se escaparon una hora antes de que comenzara el motín en la cárcel vecina, en un hecho que no se sabe si tiene conexión con la matanza.

- Más episodios y traslado de presos -

En paralelo, este lunes hubo otros episodios violentos en varios recintos penitenciarios de la capital amazónica: un intento de rebelión en el Ipat y otro intento de fuga en el Centro de Detención Provisional Masculino (CDPM), ambos controlados.

También hubo cuatro muertos en la Unidad Prisional de Puraquequara (UPP) en un evento "aislado" de "desencuentro entre detenidos", dijo a la AFP una fuente de la Secretaría de Seguridad estatal.

Cerca de 130 presos de una misma facción criminal detenidos en el Ipat, el CDPM y la UPP fueron trasladados a la prisión pública de Manaos, desactivada en octubre pasado, porque "están recibiendo amenazas de muerte", dijo la dependencia.

"La disputa entre facciones criminales ocurre en todo Brasil, en todas las unidades penitenciarias", subrayó en rueda de prensa Pedro Florencio, secretario de Administración Penitenciaria del estado de Amazonas.

"Aquí en Amazonas existen dos organizaciones, el PCC y la FDN, y ayer [por domingo] estalló una venganza por parte de esta última" contra miembros del PCC, señaló Florencio.

En octubre pasado, 25 presos murieron en una cárcel de Roraima, limítrofe con Venezuela, por un enfrentamiento entre el PCC y el Comando Vermelho (CV, originario de Rio de Janeiro), las dos mayores facciones del crimen organizado en Brasil.

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, de quien dependen las prisiones, viajó el lunes a Manaos para reunirse con las autoridades locales.

- Hacinamiento y falta de control -

"El problema empieza por la superpoblación carcelaria", consideró Marcos Fuchs, director adjunto de la ONG de Derechos Humanos Conectas, que tiene un área dedicada a vigilar los derechos humanos en las cárceles brasileñas.

Las cárceles del estado de Amazonas, que tiene una población carcelaria superior a los 8.800 individuos, albergan 2,59 presos por cada lugar disponible.

"Cuando colocas en una misma unidad penitenciaria (a reos de) dos facciones rivales, el Estado no tiene control alguno de lo que ocurre allí dentro y quien comanda es el crimen organizado", afirmó Fuchs en entrevista con la AFP.

El abogado especialista en derechos humanos explicó que las disputas externas por el control del narcotráfico acaban saldándose dentro de las prisiones, donde los internos se encuentran hacinados.

Brasil tiene la cuarta mayor población penal del mundo, por detrás de Estados Unidos, China y Rusia.

De acuerdo con un estudio del Ministerio de Justicia, que detalla que la mayoría de los presos son jóvenes negros, la población carcelaria era de 622.000 personas a fines de 2014.

AFP