Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Combatiente separatista de Yemen del sur el 31 de enero de 2018 en Adén

(afp_tickers)

Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos intentaban el jueves consolidar una tregua en Adén luego de los combates que permitieron a los separatistas del sur de Yemen arrebatar el control de gran parte de la segunda ciudad del país en manos de las fuerzas del gobierno.

Entre el domingo y el martes las fuerzas separatistas del sur se enfrentaron a las tropas leales al presidente Abd Rabo Mansur Hadi --otrora aliados-- dificultando la labor de la coalición árabe liderada por Riad contra los rebeldes hutíes apoyados por Irán.

Los combates dejaron al menos 38 muertos y 222 heridos y asestaron un nuevo golpe al gobierno de Hadi, reconocido por la comunidad internacional pero que perdió la mayoría de sus posiciones en Adén, adonde había instalado su gobierno tras su expulsión de Sana en 2014 por los hutíes.

Hadi se encuentra refugiado en Arabia Saudita desde 2015.

Esta crisis dejó en evidencia divisiones entre Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos, pilares de una coalición que interviene en Yemen desde marzo de 2015 con el objetivo de restablecer la autoridad del gobierno y de expulsar a los hutíes, descritos como agentes del "expansionismo iraní".

Riad sigue apoyando al presidente Hadi. Emiratos entrenó por su parte a una fuerza militar yemení, "Cordón de seguridad", percibida como favorable al poderoso movimiento separatista del sur de Yemen.

Adén era la capital de Yemen del Sur, un Estado independiente antes de la unificación con el norte en 1990.

El jueves la agencia oficial emiratí WAM anunció que altos responsables sauditas y emiratíes de la coalición habían llegado a Adén para acompañar y verificar el respeto a una tregua.

Esta delegación militar hizo una gira por esta ciudad portuaria y "se reunió con todas las partes concernidas, subrayando la necesidad de respetar un cese al fuego (...) y de concentrar los esfuerzos en las líneas de frente contra los (rebeldes) hutíes)", precisó la agencia.

- 'Objetivo común' -

Según WAM, la visita de esta delegación se inscribe en el marco del objetivo de la coalición árabe de apoyar al gobierno "legítimo" en Yemen y de "estabilizar" Adén.

Durante los combates la coalición multiplicó los llamados a un alto el fuego, pero mantuvo a sus tropas en Adén al margen de ellos. La ciudad regresó el miércoles a una relativa calma.

"La situación en Adén es estable y todas las partes se comprometieron" a cesar las hostilidades, afirmó a la prensa el general saudí Mohamed bin Said al Mughaidi, que forma parte de la delegación.

Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos tienen "un objetivo común, la misma visión, y no tienen ambiciones", aseguró.

La alianza del gobierno con los separatistas del sur comenzó a complicarse en abril, cuando Hadi destituyó al exgobernador de Adén Aidarus al Zubaidi, quien al mes siguiente formó un Consejo de Transición del Sur, autoridad paralela controlada por los secesionistas.

La semana pasada ese consejo fijó un ultimátum a Hadi, a quien le exige la destitución del primer ministro Ahmed ben Dagher y "cambios en el gobierno", acusado de corrupción.

El ultimátum expiró el domingo y comenzaron entonces los combates.

En su primera aparición pública desde el comienzo de la crisis, Zubaidi aseguró el martes por la noche que los separatistas estaban del lado de la coalición árabe.

Pero se negó a confirmar que el Consejo estudiaba la creación de su propio gobierno. "El pueblo de Yemen del sur tendrá el derecho a determinar su propio futuro cuando la comunidad internacional responda positivamente", dijo.

Las fuerzas leales al gobierno de Hadi continúan teniendo una fuerte presencia en cinco provincias del sur. Controlan también algunas regiones costeras sobre el mar Rojo, así como una parte del centro.

Hace menos de dos meses otra alianza estalló por los aires, esta vez en Sanaa entre los rebeldes hutíes y las fuerzas del expresidente Ali Abdalá Saleh. Este murió a principios de diciembre en combates con los hutíes que ahora controlan solos la capital.

El conflicto en Yemen, extremadamente complejo debido a su fuerte caracter tribal, dejó en tres años más de 9.200 muertos y unos 53.000 heridos. La ONU considera que hay allí "la peor crisis humanitaria del mundo".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes










AFP