Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, da una rueda de prensa sobre la reforma judicial polaca, el pasado 26 de julio en Bruselas

(afp_tickers)

El pulso entre Bruselas y Varsovia continuaba este sábado, cuando la Comisión Europea lanzó un procedimiento de infracción por una controvertida reforma aprobada en Polonia, que considera que la decisión de la UE "no lleva a ninguna parte"

"La Comisión Europea abrió un procedimiento de infracción contra Polonia, mediante una carta de notificación formal, tras la publicación en el Boletín Oficial polaco de la ley sobre la organización de las jurisdicciones de derecho común el viernes 28 de julio", indicó la institución en un comunicado.

El Ejecutivo europeo da un mes a Varsovia para responder a este procedimiento, que puede dar lugar a sanciones financieras.

Si la respuesta no satisface a la Comisión, puede enviar un dictamen motivado a Varsovia, segundo paso del procedimiento, previo a recurrir al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

La presidencia polaca reaccionó considerando que la Comisión no tiene las "competencias" necesarias para sancionar con un procedimiento de infracción su reforma de los tribunales ordinarios.

"La Comisión está buscando pretextos para demostrar que tiene competencias en cuestiones en las que, claramente, no las tiene", declaró este sábado Krzysztof Szczerski, jefe del gabinete del presidente Andrzej Duda, a la agencia PAP.

"Cada paso que dé significará que los costos para volver atrás serán cada vez mayores para la Comisión, y en un momento dado será indispensables dar marcha atrás", añadió.

El lunes, el presidente polaco, Andrzej Duda, del Partido Derecho y Justicia (PiS) en el poder, vetó dos leyes acusadas de amenazar la independencia de la justicia del país. Pero este veto no incluía la nueva ley sobre la organización de las jurisdicciones de derecho común, oficializada el viernes.

Según Bruselas, esta reforma de los tribunales comunes contiene medidas discriminatorias, con diferentes edades de jubilación para los hombres y para las mujeres. La Comisión lamenta igualmente una medida que brinda al ministro de Justicia el poder de prorrogar el mandato de los jueces en edad de jubilarse.

La Comisión había advertido el miércoles que iba a recurrir a este procedimiento de infracción, que se activa contra un Estado miembro que no aplica el derecho comunitario y llevar a sanciones financieras.

En una primera reacción, el viceministro polaco de Relaciones Exteriores encargado de Asuntos Europeos, Konrad Szymanski, declaró a la agencia PAP que la decisión de Bruselas era "infundada".

"En la nueva ley sobre los tribunales ordinarios se aplicarán todas las garantías de procedimiento y los medios de recurso", aseguró.

- Sube el tono -

El miércoles, Bruselas había endurecido su tono, considerándose "dispuesta a activar inmediatamente" el procedimiento del artículo 7 del Tratado de la UE, que puede suspender el derecho de voto de un Estado miembro. Varsovia denunció por su parte un "chantaje".

El artículo 7, que nunca se ha utilizado, es descrito a menudo como "el arma nuclear" del conjunto de medidas que puede tomar la UE contra uno de sus miembros.

Tras un complejo procedimiento, puede desembocar en una suspensión de los derechos de voto de un país en el Consejo de la UE, instancia que reagrupa a los 28 Estados miembros.

El procedimiento de infracción abierto este sábado es más habitual.

No obstante, el hombre fuerte de Polonia, Jaroslaw Kaczynski, jefe del PiS, prometió esta semana que las reformas del sistema judicial seguirán adelante a pesar de los vetos presidenciales y de las protestas tanto dentro como fuera de Polonia.

"La reforma de la justicia debe ser radical, una [reforma] parcial no cambiará nada", dijo el jueves a la televisión católica Trwam.

Su partido conservador considera a la magistratura una "casta" corrupta que forma parte de una red informal de privilegiados procedentes de los antiguos círculos comunistas.

El vicepresidente de la Comisión Frans Timmermans envió el viernes una carta reiterando la invitación a Bruselas a los ministros polacos de Relaciones Exteriores, Witold Waszczykowski, y de Justicia, Zbigniew Ziobro, para mantener "un diálogo constructivo", pero de momento no obtuvo respuesta.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP