Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los presidentes de Francia, François Hollande (3º izqda), y Nigeria, Muhammadu Buhari (3º dcha), en la apertura de la Cumbre de Seguridad celebrada en 14 de mayo en Abuya

(afp_tickers)

La presencia de Boko Haram en torno al lago Chad ha retrocedido, pero la comunidad internacional debe hacer mucho más, en términos de ayuda militar y de financiación, concluyeron este sábado los participantes de una cumbre internacional sobre la seguridad celebrada en Nigeria.

"La derrota (del grupo islamista) no pasa únicamente por una solución militar sino también por una acción gubernamental de desarrollo para erradicar las causas" de la insurrección, indicaron en un comunicado final.

La cumbre, celebrada en Abuya, muestra la cooperación militar regional y el apoyo internacional cada vez más importantes en la lucha contra Boko Haram.

Junto a los jefes de Estado de los países vecinos de Nigeria (Benín, Camerún, Chad y Níger) también participaron en la cumbre el subsecretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, el jefe de la diplomacia británica, Philip Hammond, así como una delegación de la Unión Europea y de las comunidades económicas de la región (CEDEAO y CEEAC).

Entre los invitados figuraba asimismo el presidente francés, François Hollande, único mandatario no africano presente, que se reunió con su homólogo nigeriano Muhammadu Buhari.

"Los resultados son impresionantes" en la lucha contra Boko Haram que "ha sido reducido, obligado a retroceder" pero "este grupo terrorista sigue siendo una amenaza", dijo el mandatario francés.

En una declaración unánime adoptada el viernes, los 15 países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU habían expresado su "alarma" por "los vínculos entre Boko Haram y el EI", y señalaron que las "actividades de Boko Haram siguen comprometiendo la paz y la estabilidad en el oeste y el centro de África".

Boko Haram expresó su apoyo al grupo Estado Islámico (EI) el año pasado y yihadistas nigerianos combaten en la convulsionada Libia y tejen alianzas con grupos ligados a Al Qaida en la región de Sahel.

En su declaración, el Consejo de Seguridad de la ONU advirtió de que algunos ataques de Boko Haram "podrían constituir crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra". El Consejo se dijo "extremadamente preocupado por el alarmante alcance de la crisis humanitaria (...) en la región de la cuenca del lago Chad".

- Resolver la crisis humanitaria -

Dos años después de la primera cumbre en París, los temas centrales de la reunión de este sábado son "el éxito de las operaciones militares" que se están llevando a cabo y la "resolución rápida de esta crisis humanitaria". Este conflicto ha causado más de 20.000 muertos desde 2009 y más de 2,6 millones de desplazados.

Desde la llegada al poder de Muhammadu Buhari, hace un año, el ejército ha multiplicado las victorias militares contra Boko Haram. El presidente incluso ha anunciado que el grupo islamista estaba "técnicamente" vencido.

Pero los atentados suicidas continúan, la selva de Sambisa (noreste) sigue siendo un bastión de los rebeldes y los factores que desencadenaron el ascenso de Boko Haram (pobreza, sentimiento de discriminación de las poblaciones del norte de mayoría musulmana) persisten como elementos de desestabilización de la región.

En este sentido, la organización independiente International Crisis Group alertó en mayo en un informe contra las declaraciones de victoria demasiado prematuras.

El presidente Buhari defiende el despliegue de una fuerza multinacional, que tendría que haberse llevado a cabo en julio del año pasado. Esta fuerza militar, apoyada por la Unión Africana, que incluye 8.500 militares procedentes de Nigeria y de los países fronterizos, figura entre los temas importantes abordados en la cumbre.

Si se llega a crear esta fuerza, será necesaria una mejor coordinación entre los diferentes componentes nacionales, ya que Boko Haram actúa en la frontera con Camerún, Níger y el lago Chad.

En las anteriores administraciones, Nigeria no ha contado con cooperación militar internacional a raíz de las numerosas acusaciones de corrupción y de violación de los derechos humanos de su ejército.

Pero Estados Unidos anunció la semana pasada que podría venderle una docena de aviones militares. Por su parte, Gran Bretaña, antigua metrópolis en la región, forma unidades de fuerzas especiales en el noreste de Nigeria.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP