Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varias personas depositan el 3 de enero de 2017 flores delante de la discoteca Reina de Estambul, blanco de un atentado

(afp_tickers)

El perfil del supuesto autor de la matanza de la discoteca Reina de Estambul se iba precisando el martes con la difusión de nuevas imágenes, mientras las autoridades turcas seguían buscándolo activamente.

La policía difundió varias fotos del presunto asaltante que mató a 39 personas, la mayoría de ellas extranjeras, que celebraban el Año Nuevo en el exclusivo club Reina, una de las discotecas más famosas de la metrópolis turca.

Los investigadores estiman que el autor del atentado, reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI), es oriundo de un país de Asia Central, como Kirguistán o Uzbekistán, según el diario Hürriyet.

Intensas especulaciones sobre un kirguís de 28 años, parecido al presunto atacante, se revelaron infundadas. Tras ser interrogado por las autoridades turcas, fue autorizado a regresar a Kirguistán, donde nuevamente fue interrogado y liberado.

El periodista Abdulkadir Selvi, cercano al poder, afirmó en el diario que las autoridades identificaron al atacante y que éste combatió en las filas del EI en Siria.

El gobierno turco, que admitió que la investigación es "difícil", informó el lunes de que se consiguieron "datos relativos a las huellas dactilares y al aspecto" del asesino, sin dar más detalles.

En un vídeo difundido por la agencia turca Dogan, se ve al atacante filmándose mientras pasea tranquilamente por la emblemática plaza Taksim, muy frecuentada por los turistas.

En total, 16 personas han sido detenidas en el marco de la investigación sobre la matanza, entre ellas dos extranjeros arrestados este martes en el aeropuerto internacional Ataturk de Estambul, informó Dogan.

- Turquía, en la mira del EI -

El atentado de Año Nuevo fue perpetrado al tiempo que el ejército turco intenta tomar la ciudad de Al Bab, un bastión del EI en el norte de Siria.

En su comunicado, el grupo yihadista acusa a Turquía, un país de mayoría musulmana, de haberse aliado con los cristianos, probablemente en alusión a la participación turca en la coalición internacional antiyihadista, liderada por Washington.

El primer ministro turco, Binali Yildirim, afirmó este martes que su país continuaría "luchando contra el terrorismo donde quiera que sea".

El atentado ocurrió a la 01H25 del domingo, cuando una una persona armada con un fusil de asalto ingresó en la discoteca Reina, situada a orillas del Bósforo, y disparó entre 120 y 180 veces, utilizando cargadores dobles para optimizar el tiempo de recarga y apuntando siempre al torso de las víctimas.

Otros medios informaron este martes de que el atacante llegó en noviembre a Konya (sur) con su mujer y sus dos hijos "para no llamar la atención".

La esposa podría ser una de las detenidas, según la agencia Dogan.

- Duelo -

La matanza en el Reina se produjo a pesar del despliegue masivo de las fuerzas de seguridad en Estambul, una metrópolis que ha sufrido múltiples atentados.

Según la prensa, los investigadores estiman que el asaltante podría estar vinculado con la célula que cometió el triple atentado suicida del aeropuerto Atatürk de Estambul, que en junio dejó 47 muertos.

Este atentado, el último de una larga serie desde hace un año y medio, parece indicar que Turquía se ha convertido en uno de los principales objetivos del EI.

El Estado Mayor turco anunció este martes que 18 "terroristas de Dáesh" (acrónimo en árabe del EI) murieron en combates y bombardeos en Al Bab el lunes.

La mayoría de las personas fallecidas en la matanza del Reina eran extranjeras, muchas de ellas originarias de países árabes de predominancia musulmana. Casi todos los cadáveres ya han sido repatriados.

Hubo gran conmoción en Líbano, donde este martes se observó una hora de duelo nacional en homenaje a tres jóvenes ciudadanos del país.

"El terrorismo no tiene religión, nos apunta a todos, a la gente que ama la vida", dijo el lunes el primer ministro libanés, Saad Hariri, al recibir los restos de los jóvenes en el aeropuerto de Beirut.

AFP