Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La corte habilitada en la base militar estadounidense de Guantanamo el 6 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La audiencia del juicio a cinco acusados de haber planificado los atentados en Estados Unidos del 11 de septiembre de 2001 volvió a retrasarse este martes debido a un reclamo de los presos por haber sido escoltados por mujeres en la prisión de Guantánamo, algo inapropiado para los musulmanes.

El pakistaní Khaled Cheikh Mohammed (KSM), quien públicamente admitió ser el principal organizador de los atentados, y los otros cuatro acusados subrayaron de que fueron escoltados a la sala de audiencia por guardias femeninas.

Como musulmanes, los detenidos afirmaron que es inapropiado que las mujeres los escolten. KSM afirmó incluso que eso le recordaba a las torturas y humillaciones sexuales que había sufrido a manos de agentes de la CIA después de haber sido capturado en Pakistan en 2003.

Las reglas de la prisión militar de Guantánamo prohíben a los guardias vigilar las duchas de los detenidos o hacer revisiones corporales, y las autoridades también han atendido varias demandas de los presos, entre ellos el suministro de comida halal, respetando el tiempo de plegarias y de no tocar el Corán.

La única testigo llamada este martes, una teniente que comandó el campo 7 de Guantánamo, donde están los prisiones más peligrosos, explicó que se vio obligada a utilizar personal femenino después de asumir funciones en marzo de 2014 para cumplir las necesarias rotaciones de personal.

El juez de este proceso, el coronel James Pohl, ordenó en enero que se dejara de utilizar guardias femeninas. La decisión enfureció al secretario de Defensa, Ashton Carter, quien la semana pasada autorizó que las mujeres ocupen todos los puestos en el Ejército, sin excepción.

Los otros cuatro acusados son los yemenís Walid Ben Attach y Ramzi ben al-Chaiba, el saudita Moustapha al-Houssaoui y el sobrino de KSM, Ammar al-Baluchi, también llamado Ali Abdoul Aziz-Ali, de nacionalidad pakistaní.

Más de 14 años después de los atentados que dejaron cerca de 3.000 muertos en Nueva York, el Pentágono y Pensilvania, el proceso judicial contra los cinco acusados sigue sumido en una novela interminable.

Las innumerables acciones de la defensa y las dificultades logísticas para trasladar a cada audiencia al juez, abogados y personal de justicia solo bloquea más el avance del proceso.

Los debates deben retomarse el miércoles.

AFP