El líder opositor maliense Soumaila Cissé fue secuestrado mientras hacía campaña para las elecciones legislativas, un rapto de una envergadura sin precedentes en el país, presa de la violencia y de los ataques yihadistas.

El político --de 70 años y segundo en tres presidenciales-- viajaba el miércoles en dos vehículos todoterreno por su feudo electoral, Niafunké, en la región de Tombuctú, cuando el convoy fue atacado por hombres armados de momento no identificados, informó este jueves su partido, Unión por la República y la Democracia (URD).

Su guardaespaldas fue asesinado y otros miembros de su círculo fueron heridos, explicó ante la prensa Bamako Demba Traoré, un responsable de URD.

Cinco o seis personas del grupo, algunas heridas, llegaron el jueves por la mañana a Niafunké, al parecer tras haber sido liberados.

El resto de la docena que formaba la comitiva, incluido Cissé, están “en manos de los asaltantes”, declaró Demba Traoré.

Se desconoce la identidad de los atacantes, pero la zona es un sector en el que operan yihadistas afiliados a Al Qaida.

Un funcionario de Niafunké, al que la AFP optó por no identificar, apuntó que el secuestro podría ser obra de “un radical opuesto a que se celebren las elecciones”.

El funcionario tenía dos familiares en la delegación asaltada, que están “libres pero heridos”, según explicó.

En un comunicado en el que confirmaba el secuestro, el gobierno no mencionó ninguna hipótesis sobre los autores, pero aseguró que “se tomaron todas las disposiciones prácticas para encontrar a las personalidades desaparecidas y llevarlas con sus familias”.

La misión de Naciones Unidas en Malí está participando en la búsqueda con un helicóptero, según indicó.

En Malí se han producido un buen número de secuestros en los últimos años, pero esta es la primera vez que la víctima es una figura maliense de tal importancia.

Soumaila Cissé ha sido secretario general de la presidencia, varias veces ministro y candidato en las presidenciales.

Su secuestro es una muestra más de la precaria seguridad de Malí y del Sahel, escenario de insurrecciones de independentistas y también de yihadistas vinculados a Al Qaida o a la organización Estado Islámico. Además, la zona está sacudida también por conflictos intercomunitarios que han dejado miles de muertos y centenares de miles de desplazados.

Extensos sectores del territorio maliense escapan al control del Estado y la celebración de las elecciones legislativas, el domingo 29 de marzo, se anuncia complicada.

Además hubo reclamos para que se posterguen por la amenaza que supone el nuevo coronavirus, del que se registraron los primeros casos esta semana.

Aún así, el presidente, Ibrahim Boubacar Keita, afirmó que se celebrarán, pese a haber decretado el estado de emergencia sanitaria, que se superpone al estado de emergencia por seguridad ya en vigor.

kt-sd-ah-lal/sst/jvb/mb

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes