Para el exembajador británico en Estados Unidos, Donald Trump sacó a su país del acuerdo sobre el programa nuclear iraní porque estaba asociado con su predecesor, Barack Obama, según unos documentos diplomáticos publicados en prensa.

"La administración apuesta por un acto de vandalismo diplomático, al parecer por razones ideológicas y de personalidad, se trataba del acuerdo de Obama", escribió Kim Darroch en un cable diplomático en mayo de 2018.

Este documento forma parte de una segunda serie de informes confidenciales filtrados y publicados por el diario Mail on Sunday. La primera tanda provocó la dimisión de Darroch el miércoles.

En mayo de 2018, Boris Johnson, entonces ministro británico de Relaciones Exteriores, visitó Washington para intentar convencer al presidente estadounidense de que no retirara a Estados Unidos del mencionado acuerdo, firmado en 2015.

En un cable enviado después, Kim Darroch da cuenta de las divisiones en el equipo de Trump sobre esa decisión, y critica la ausencia de estrategia a largo plazo de la Casa Blanca.

"No pueden formular ninguna estrategia para el 'día después', y los contactos mantenidos con el Departamento de Estado esta mañana no sugieren ninguna suerte de plan para tender la mano a los socios y los aliados, ya sea en Europa o en la región", escribió el embajador.

Asimismo, informó que el secretario de Estado, Mike Pompeo, "se distanció sutilmente hablando de 'la decisión del presidente'", durante sus conversaciones con Boris Johnson.

Según Kim Darroch, Pompeo dejó entrever que había intentado, sin éxito, "venderle" un texto revisado a Donald Trump, recoge el Mail on Sunday.

Cerrado en 2015 entre Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, el acuerdo permitió un levantamiento parcial de las sanciones contra Teherán a cambio de que los iraníes se comprometieran a no dotarse del arma nuclear. El 8 de mayo de 2018, Donald Trump anunció la retirada de Washington de ese acuerdo.

La filtración de documentos diplomáticos no demasiado halagadores hacia el presidente estadounidense, la semana pasada, provocó una tormenta entre Reino Unido y su aliado estadounidense.

En los informes que se publicaron el sábado pasado, Kim Darroch consideraba que la Casa Blanca era "inepta", a lo que Donald Trump respondió calificando a Darroch de "imbécil pretencioso". El embajador anunció su dimisión el miércoles, al considerar que, tras la filtración, le resultaba "imposible" realizar su trabajo.

El gobierno británico ordenó que se investigue el origen de las filtraciones, mientras que la policía abrió una investigación sobre una eventual violación de la ley sobre los secretos oficiales.

Este sábado, la policía británica fue acusada de amenazar la libertad de prensa por haber lanzado advertencias contra los medios que publiquen documentos confidenciales.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

Sus preguntas inspiran nuestros artículos

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes