AFP internacional

Pasajeros realizan el chek-in de vuelo en United Airlines en el aeropuerto internacional O'Hare de Chicago, el 12 de abril de 2017

(afp_tickers)

Los agentes de seguridad del aeropuerto de Chicago, donde un pasajero fue sacado por la fuerza de un avión, están siendo sometidos a un intenso escrutinio mientras la compañía United Airlines intenta recuperarse del impacto causado por el incidente.

Las autoridades de esta ciudad estadounidense investigan por qué tres agentes -ahora bajo falta administrativa- entraron en el avión.

Los trabajadores de la compañía aérea llamaron a los agentes del aeropuerto, que van desarmados, después de que el pasajero David Dao se negara a ceder su asiento para reubicar a gente en otros vuelos.

Al ser sacado por la fuerza, Dao sufrió fractura en la nariz, conmoción cerebral y perdió varios dientes, según sus abogados, que dijeron que tiene intención de demandar a la compañía.

Según Jeff Redding, encargado de seguridad del Departamento de Aviación de Chicago, que opera el aeropuerto internacional de O'Hare, los agentes aeroportuarios no tienen que responder a este tipo de llamados.

"Si es un incidente relacionado con el servicio al cliente, no hay que subir al avión para nada", dijo Redding a algunos miembros del consejo municipal de Chicago el jueves.

Redding no pudo aclarar por el momento cómo se solicitó a sus agentes el uso de la fuerza.

La agencia no respondió a las preguntas de la AFP.

Según el sindicato de pilotos de United Airlines, cuando los agentes subieron al avión hicieron una chapuza.

El United Master Executive Council acusó el jueves a los agentes de seguridad de acciones "sumamente inapropiadas".

"Por razones que desconocemos, al lugar de la escena acudió personal del Departamento de Aviación de Chicago, en lugar de agentes entrenados del Departamento de Policía y de Chicago", dijo el sindicato.

A los agentes de seguridad del aeropuerto se les piden unos requisitos mínimos y recibir cierto entrenamiento, pero no son realmente policías y no pueden llevar armas ni arrestar a la gente.

"Revisaremos concienzudamente cada detalle de nuestra operación", dijo el jefe de aviación de Chicago, Ginger Evans.

La autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey, responsable de los principales aeropuertos del área de Nueva York, publicó una directiva este viernes indicando que sus agentes no ayudarán a sacar a pasajeros en caso de exceso de pasajeros.

AFP

 AFP internacional