Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, mira a través de una ventana de la embajada de Ecuador en Londres el 5 de febrero de 2016

(afp_tickers)

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, refugiado desde 2012 en la embajada de Ecuador en Londres, es objeto de una orden de detención europea dictada por Suecia en el marco de una investigación por una presunta violación en agosto de 2010.

Por octava vez, un tribunal sueco se pronuncia este viernes sobre la orden de detención europea, cuya anulación solicita el australiano por temor a que conduzca a una extradición posterior a Estados Unidos para responder por la divulgación de documentos sensibles por WikiLeaks.

LOS HECHOS

Encontrándose en Estocolmo para una serie de conferencias, Assange es acusado de aprovecharse en la mañana del 17 de agosto de 2010 del sueño de una treintañera, simpatizante de WikiLeaks, para obligarle por sorpresa a mantener relaciones sexuales sin preservativo.

Los hechos, sancionables con cuatro años de cárcel, prescriben el 17 de agosto de 2020.

Una investigación por presuntos hechos de agresión sexual cometidos en la persona de otra joven unos días antes en la capital sueca prescribieron en agosto de 2015.

Assange refuta el conjunto de las acusaciones, afirma que las dos mujeres consintieron y denuncia motivos políticos.

EL MOMENTO PROCESAL

En noviembre de 2010, la fiscal sueca Marianne Ny, que quiere que preste declaración, dicta una orden de detención europea contra Julian Assange.

La policía británica lo detiene el 7 de diciembre siguiente. El 19 de junio de 2012, tras fracasar todos sus recursos para evitar una extradición a Suecia, el exhacker se refugia en la embajada de Ecuador en Londres.

Aunque comparte un tratado de extradición con Estados Unidos, el pequeño país sudamericano ofrece protección a personas perseguidas por crímenes "de naturaleza política".

Edward Snowden, exconsultor de la agencia de información estadounidense NSA que desveló a la prensa en 2013 la vigilancia electrónica organizada después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, también solicitó asilo político a Ecuador.

Los magistrados suecos se topan desde entonces a la categórica negativa de Assange a desplazarse a Suecia.

En marzo de 2015, acaban por aceptar verlo en Londres y expresan el temor de una nueva prescripción y el abandono del proceso.

Una primera audiencia está prevista el 17 de octubre en Londres. Nada indica que vaya a ser interrogado formalmente ese día.

¿Y DESPUÉS?

Que el tribunal de apelación sueco confirme o levante la orden de detención europea no tendrá seguramente ningún efecto inmediato en la situación de Assange.

En caso de suspensión de la orden de detención, es probable que la fiscalía recurra ante el Supremo, que tardaría varios meses en pronunciarse.

En caso de confirmarse la orden de detención, son los abogados de Assange los que deberían dirigirse a la máxima jurisdicción penal sueca.

E incluso si la hipoteca sueca se levanta, Assange puede ser detenido en Londres por haberse sustraído a la justicia refugiándose en la embajada de Ecuador después del rechazo de sus recursos contra la extradición, recordó el jueves un portavoz de la policía británica.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP