Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes esperando en la carretera a que un autobús les traslade tras cruzar la frontera austríaca con Alemania, en Wegscheid (sur del país), el 30 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Seis personas resultaron heridas en una pelea entre unos 50 kurdos y árabes en un albergue alemán para solicitantes de asilo, anunció este sábado la policía, lo que ilustra las tensiones que se viven en los saturados centros de acogida.

La riña estalló el viernes hacia las 17H30 en un albergue de Itzehoe (norte de Alemania), "durante la cena", cuando un refugiado árabe, cuya nacionalidad no se precisó, "insultó y provocó" a los kurdos, explicó la policía en un comunicado.

El tono aumentó rápidamente y el altercado llegó a las manos cuando unas cincuenta personas empezaron a lanzar mesas, sillas y bancos y a golpearse con las patas de las mesas, mientras los agentes de seguridad los rociaban con gas pimienta.

Cuatro de los solicitantes de asilo recibieron atención médica por contusiones y heridas en la cabeza, y dos empleados de seguridad resultaron heridos leves. Unos 50 policías acompañados de seis perros intervinieron para reforzar la seguridad.

Dos jóvenes kurdos -uno sirio y otro iraquí-, así como un árabe sirio, identificados como los principales instigadores de la riña, fueron detenidos. Tras ser interrogados se los llevará "a otros albergues del país", precisó la policía.

Los incidentes en estos centros de acogida se han multiplicado recientemente. Alemania, que estima que en el conjunto del año recibirá entre 800.000 y un millón de solicitantes de asilo, intenta encontrar soluciones de emergencia para acoger a todo el mundo.

Estos albergues están a menudo al límite de sus capacidades, y también se ha puesto a disposición gimnasios, cuarteles militares y salas de congresos, lo que ha generado situaciones de hacinamiento para refugiados ya exhaustos por la experiencia de la guerra y por su duro periplo por Europa.

AFP