Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La policía federal mexicana y unos maestros se enfrentan durante una protesta contra la reforma educativa el 19 de junio de 2016 en el estado de Oaxaca

(afp_tickers)

Al menos seis personas murieron, entre ellas un periodista, y 108 resultaron heridas en unos violentos enfrentamientos entre policías y maestros en el estado de Oaxaca, en el sur de México, durante los cuales unos grupos no identificados abrieron fuego contra los civiles y uniformados.

Los choques se produjeron en el poblado de Asunción Nochixtlán cuando unos 800 policías federales y estatales lanzaron gases lacrimógenos para desalojar a miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que desde hace una semana bloqueaban carreteras apoyados por cientos de estudiantes y otros simpatizantes.

La CNTE, el ala radical del sindicato magisterial, protesta contra una reforma educativa promulgada en 2013 que contempla principalmente la evaluación de los maestros.

Además, los docentes piden la liberación inmediata de dos de sus líderes detenidos recientemente: Rubén Núñez, secretario general de la sección 22 de la CNTE, a quien se le investiga por enriquecimiento ilícito, y Francisco Villalobos, secretario de la misma organización, por robo agravado de libros oficiales de la Secretaría de Educación Pública.

Pero, para el gobernador del estado, Gabino Cué, se trata de "actos desmesurados de inconformidad" que durante 35 días han resultado en cierres de carreteras en 37 puntos estratégicos de Oaxaca, "afectando de manera grave el abasto de insumos de primera necesidad".

El funcionario dijo en una rueda de prensa que "personas embozadas" realizaron saqueos en comercios y bloquearon las vías que conectan Oaxaca con otras regiones, incendiando vehículos del transporte público y causando "graves pérdidas en materia turística".

Por su parte, el secretario de Seguridad Pública estatal, Jorge Alberto Ruiz, informó de que se registran de manera preliminar "seis civiles muertos" y que resultaron heridos 41 policías federales (tres por bala), 14 uniformados estatales (cinco por bala) y 53 civiles.

Los heridos, muchos de ellos en estado "crítico", fueron resguardados en la iglesia de Asunción Nochixtlán para luego ser trasladados a varios hospitales.

Algunos paramédicos desplegados en la zona confirmaron bajo anonimato -por no estar autorizados a dar información- la muerte por proyectil de arma de tres personas: dos jóvenes de 23 y 28 años y un menor de edad, aparentemente estudiante de secundaria.

Los enfrentamientos también estallaron en otros poblados donde había bloqueos, como Hacienda Blanca y Juchitán de Zaragoza, donde un periodista y otra persona fueron asesinados a balazos.

Las autoridades no detallaron si el periodista -que cubrió el disturbio- y su acompañante ya están contemplados entre los seis muertos.

"Ignoramos cuál haya sido el móvil, si se debe a su actividad como periodista, derivado de algo que hubiera tomado conocimiento, o se deba a otra causa", informó Saúl Vicente Vázquez, alcalde de Juchitán.

- Heridos por bala -

Varios disparos se escucharon durante las caóticas escenas, mientras los medios locales publicaron imágenes en las que se observa a uniformados armados con fusiles y pistolas.

Aunque en un inicio la Comisión Nacional de Seguridad negó categóricamente que sus agentes estuvieran armados, después reconoció haber usado armas para repeler balas de un grupo "radicalizado" que disparó incluso contra la población.

"Efectivamente muy al final del proceso llegó un grupo de Policía Federal en apoyo, que portaba sus armas de cargo", dijo el comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo, al precisar que "ni siquiera el propio magisterio estuvo involucrado en estas cosas".

Se trata de "la acción represora de los gobiernos federal y estatal", estimó la CNTE en un comunicado, donde asegura que aún no ha realizado un recuento de víctimas "debido a las condiciones de gravedad del desalojo policial".

En un comunicado conjunto, el Gobierno federal y el de Oaxaca hicieron un llamamiento al movimiento magisterial para que "se deslinde de los grupos violentos y se comprometa a un diálogo responsable dentro del marco de la ley para cesar la violencia".

Por su parte, Cué subrayó que "la policía estatal y federal estará el tiempo necesario hasta que se restablezca el orden, la paz y la concordia". Hasta ahora, las autoridades han arrestado a 21 personas.

- Tensa calma en Oaxaca capital -

En tanto, la turística Oaxaca, capital del estado homónimo, era sobrevolada por helicópteros mientras unos profesores disidentes hacían plantón en la plaza principal, improvisando barricadas con fuego en las desiertas calles aledañas.

"La resistencia es pacífica, pero estamos preparando retenes, preparándonos para un desalojo ante la represión desmedida del Gobierno de (el presidente) Enrique Peña Nieto", dijo a la AFP un portavoz del comité ejecutivo de la sección 22 que no quiso identificarse por miedo a represalias.

"No han querido dialogar. Dicen que ya no hay vuelta atrás" con la reforma, dijo el líder magisterial, mientras unos universitarios encapuchados, simpatizantes del movimiento docente, preparaban cócteles molotov.

En el marco de la reforma, se han realizado evaluaciones a maestros en todo el país, aunque han sido boicoteadas en los estados con fuerte presencia de la CNTE. La secretaría de Educación ha anunciado la suspensión de aquellos docentes que no se sometan a la evaluación.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP