Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La recién nombrada secretaria de Educación estadouidense, Betsy DeVos, ante el comité del Senado que debía pronunciarse sobre su nominación, en Washington el 17 de enero de 2017

(afp_tickers)

El Senado de Estados Unidos confirmó este martes el nombramiento de Betsy DeVos para dirigir el Departamento de Educación, una polémica multimillonaria que apuesta por un sistema alternativo al sistema público, tras una histórica votación que requirió la intervención del vicepresidente.

La nominación de DeVos, de 59 años y famosa por sus propuestas para apoyar a las escuelas privadas con recursos públicos, se había transformado en un enorme dolor de cabeza para el gobierno, que apostó todas sus cartas a su confirmación pero para eso tuvo que movilizar el voto del vicepresidente Mike Pence.

La Cámara Alta del Congreso, totalmente polarizada ante esta nominación, quedó trabada con 50 votos a favor y 50 en contra.

"El vicepresidente vota por la afirmativa y la nominación está confirmada", expresó Pence al dirimir la cuestión.

Instantes después, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, aplaudió la decisión y apuntó que DeVos "garantizará que cada estudiante tenga acceso a una buena escuela" independiente de que sea pública o privada.

No es extraño que el vicepresidente tenga el voto decisivo en materias en que el Senado no logra romper la igualdad, pero sí lo es que se deba utilizar para salvar una nominación a un puesto de nivel ministerial.

Daniel Host, historiador del Senado, dijo a la prensa que es la primera vez en la historia que el voto decisivo del vicepresidente fue necesario para confirmar un integrante del gabinete presidencial.

En un maratón con pocos antecedentes en el Congreso estadounidense, los senadores demócratas se sucedieron desde el lunes al mediodía para denunciar la "incompetencia" de la elegida del mandatario, tildándola de "enemiga de la educación pública", en un intento por hacer fracasar su nombramiento.

"No tiene ninguna experiencia", lamentó el congresista Chris Coons.

El líder de la bancada del partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, había dicho que DeVos era la persona "menos calificada de un gobierno históricamente poco calificado".

- Apoyo de la Casa Blanca -

Cuando Trump anunció el nombre de DeVos como su nominada para el Departamento de Educación, los sindicatos de profesionales de la educación iniciaron una enorme movilización para bloquear su confirmación.

Diversos testimonios divulgados por la prensa estadounidense revelaron que los gabinetes de los senadores se convirtieron en la última semana en un caos ante las constantes llamadas de electores pidiendo un voto contrario a la empresaria.

Dos senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, terminaron por sumarse al bloque de la oposición para votar contra la confirmación de DeVos (casada con el empresario Dick DeVos, heredero del imperio comercial Amway).

Pero aunque carece de sólido conocimiento del sistema educativo, el matrimonio DeVos tiene los contactos correctos, ya que es uno de los mayores donantes del Partido Republicano, especialmente en el estado de Michigan (norte).

El propio Trump salió este martes en su defensa, antes de la votación, asegurando que "los demócratas del Senado protestan para seguir manteniendo el fallido status quo".

"¡Betsy DeVos es una reformista y será una gran secretaria de Educación para nuestros hijos!", escribió en Twitter.

Durante la interminable sesión que concluyó este martes con la confirmación de DeVos, el senador Tim Scott la defendió con un argumento original: el legislador admitió que la empresaria no tiene calificación o experiencia en el sistema educacional, pero apuntó que traerá "una nueva mirada" sobre ese sector.

- Votaciones en los próximos días -

De esta forma, DeVos es apenas el quinto nombre del gabinete presidencial ya confirmado por el Senado, una secuencia de deja en evidencia las dificultades que enfrentan los nominados por Trump.

En comparación, en un plazo similar en 2008 el entonces presidente Barack Obama tenía prácticamente todo su gabinte confirmado, con solamente tres nombres pendientes.

Ante este cuadro, el líder de la bancada Republicana en el Senado, Mitch McConnell, expresó su irritación por la demora y pidió a los legisladores Demócratas que "asuman el resultado de la elección y dejen que este gobierno comience".

El Senado pretende votar esta semana las confirmaciones de otros tres nominados por Trump: el senador Jeff Sessions para el departamento de Justicia, el legislador Tom Price al de Salud, y el banquero Steve Mnuchin para el Tesoro.

Todos ellos pasaron por audiencias extraordinariamente difíciles, aunque la perspectiva es que resulten confirmados en sus cargos.

De cualquier forma, la situación en que el gobierno se encontró este martes, de movilizar a Pence para romper un empate inquebrable en el caso de DeVos, hizo encenderse las luces de atención en la máquina política ligada a la Casa Blanca.

AFP