Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los primeros ministros de Rumanía, Victor Ponta (i); Bulgaria, Boyko Borisov (c); y Serbia, Aleksandar Vucic, se reúnen en Sofía el 24 de octubre de 2015 para hablar de la crisis migratoria

(afp_tickers)

Los primeros ministros de Serbia, Rumanía y Bulgaria aseguraron este sábado estar dispuestos a cerrar sus fronteras a los migrantes si otros Estados, como Alemania, cierran las suyas, pues no quieren convertirse en una "zona tapón".

"Nuestros tres países están dispuestos, si Alemania, Austria y otros Estados cierran sus fronteras, a cerrar las nuestras en el mismo momento, declaró el jefe del Gobierno búlgaro, Boiko Borisov, tras una reunión a tres bandas en Sofía. "No dejaremos que nuestras naciones se conviertan en una zona tapón para las mareas de migrantes que se encuentran atrapados entre Turquía y las barreras levantadas más allá de Serbia", añadió.

Los tres líderes se reunieron para acordar una postura común de cara a la minicumbre del domingo en Bruselas, convocada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

El domingo se celebrará en la capital comunitaria una minicumbre tras constatar la "falta de coordinación en la gestión de la crisis por las partes implicadas", subrayó este sábado el comisario europeo para las Migraciones, Dimitris Avramopoulos.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, convocó el encuentro para "mejorar la cooperación, la concertación y la acción operacional para gestionar la crisis de los refugiados", explicó el viernes el portavoz comunitario Margaritis Schinas. "Los países no pueden transferir sus responsabilidades a sus vecinos. Solo puede funcionar un enfoque colectivo europeo y transfronterizo basado en la cooperación", declaró.

Asimismo, Serbia, Rumanía y Bulgaria estimaron que la construcción de vallas en las fronteras "no es una buena decisión", apuntó el primer ministro rumano, Victor Ponta, que prefiere "una acción común en toda Europa".

"Necesitamos una solución global, que no puede buscarse en detrimento de nuestros países", insistió Aleksandar Vucic, el jefe del Ejecutivo serbio. Su país no es miembro de la Unión Europea (UE), pero está invitado a la reunión del domingo junto con Macedonia y otros ocho Estados miembros, al formar parte de la 'ruta de los Balcanes': desde inicios del año, unos 300.000 migrantes han cruzado su territorio procedentes de Macedonia y Grecia, con destino a Alemania o Suecia.

Bulgaria erigió en 2014 una valla de 30 kilómetros en una parte de su frontera con Turquía.

No obstante, por el momento, ni Rumanía ni Bulgaria se han visto afectadas de lleno por los itinerarios de la inmigración.

- Los Balcanes se organizan -

Algunos países de la 'ruta de los Balcanes' comienzan a organizarse: los ministros de Interior de Serbia y Croacia decidieron mejorar el transporte de los migrantes para evitarles las inclemencias meteorológicas, estableciendo trenes croatas que parten desde Sid, en Serbia, donde los migrantes llegan desde el sur del país.

También se instalará un centro de registro y de tránsito en los próximos diez días en la estación de Slavonski Brod, en Croacia, con capacidad para 5.000 personas. Los croatas estiman que cada día llegarán cuatro trenes con 6.000 personas en total.

"Desde enerom han pasado por nuestro país más de 300.000 personas y todas tenían los documentos para continuar" su viaje, subrayó el ministro serbio, Nebojsa Stefanovic.

En la reunión del domingo, los líderes podrán comprometerse a dejar de permitir el paso de los refugiados a los territorios vecinos sin concertación, de acuerdo con un proyecto de acuerdo difundido por la prensa alemana.

Esta propuesta es una de las 16 medidas presentadas por Juncker a los Estados que participan en la minicumbre, indicaron el viernes las páginas web del semanario Der Spiegel y el Frankfurter Allgemeine Zeitung.

Pero estas mejoras no serán suficiente, a ojos de Amnistía Internacional, que advirtió sobre la "crisis humanitaria que se avecina" en los Balcanes con la llegada del invierno. Esta semana, en Eslovenia, "cientos de hombres, mujeres y niños dormían en el suelo, sin un refugio sobre sus cabezas y prácticamente nada para entrar en calor".

- Nuevo flujo récord -

Juncker respaldó el viernes la política de acogida de refugiados en Alemania en un momento en que la Unión Europea registra niveles récord de llegadas.

La canciller Angela Merkel no debe "dejarse desviar de su rumbo por los sondeos", dijo Juncker en una entrevista con el grupo de prensa Funke-Mediengruppe. En Alemania, crece el descontento con la política de acogida de Merkel, cuya popularidad ha descendido, según los sondeos.

El país calcula que en este año recibirá a entre 800.000 y un millón de migrantes y deberá acoger el principal contingente de refugiados, 160.000, de los que se repartirán los Estados de la UE. Por el momento, los países miembros solo han propuesto 854 acogidas, según un recuento publicado por la Comisión el viernes.

No obstante, Alemania pondrá en vigor este sábado una ley que endurece las condiciones del derecho al asilo, dado el flujo de migrantes sin precedentes.

"Los refugiados no son enemigos que justifiquen que despleguemos nuestro sistema de defensa, son personas desesperadas", alertó Avramopoulos, aunque la UE trabaja al mismo tiempo en un refuerzo de sus fronteras exteriores.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en los últimos cinco días han llegado a Grecia 48.000 migrantes y refugiados, 9.600 al día, una cifra récord.

AFP