Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Joe Kaeser, presidente de Siemens, el pasado 5 de julio durante un acto público en Berlín

(afp_tickers)

El grupo industrial alemán Siemens anunció este viernes el cese de algunas de sus actividades en Rusia tras haber descubierto que cuatro turbinas de gas entregadas a este país acabaron en Crimea.

Siemens venderá sus participaciones minoritarias en el grupo ruso Interautomatika, pondrá fin a un acuerdo de licencia en materia de equipamiento de centrales eléctricas y cesará por el momento el suministro de material para centrales a cualquier empresa controlada por el Estado ruso, informa el gigante industrial en un comunicado.

También aumentará los controles llevados a cabo por su personal en la entrega e instalación de material, añade.

Hace casi dos semanas, Siemens anunció haber "recibido de fuentes fiables información de que al menos" dos de las cuatro turbinas de gas entregadas para el proyecto Taman, en el sur de Rusia, se hallaban en realidad en Crimea. Entonces no estaba segura del paradero de las dos restantes.

Pero ahora "Siemens ha recibido informaciones creíbles de que pese a todos los esfuerzos recientes y pasados, el conjunto de las cuatro turbinas de gas suministradas en el verano de 2016 para el proyecto Taman fueron modificadas localmente y desplazadas ilegalmente hacia Crimea en contra de los acuerdos contractuales", explicó este viernes el grupo de Múnich (sur).

Preguntado en Moscú, un portavoz del Kremlin ha declinado comentar las decisiones de Siemens. "Es una pregunta para las compañías que realizan estas colaboraciones y habrá un diálogo entre estas empresas", declaró Dimitri Peskov.

Siemens ha abierto un procedimiento judicial en Rusia contra la empresa rusa TPE -a la que entregó las turbinas- y contra sus directivos, y exige la vuelta de estas máquinas al lugar al que estaban destinadas, además de proponer comprarlas.

Rusia anexionó en 2014 la península ucraniana de Crimea, una región sometida a sanciones de la Unión Europea que deben respetar las empresas europeas.

El proyecto Taman consiste en la construcción de una central térmica en la península de Taman, en la región de Krasnodar en Rusia, que se encuentra en frente de Kerch, en Crimea, que Moscú quiere que reduzca su dependencia energética de Ucrania.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP