Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Habitantes de Freetown, la capital de Sierra Leona, observan el 14 de agosto de 2017 las inundaciones que han dejado sin hogar a más de 3.000 personas

(afp_tickers)

El presidente de Sierra Leona pidió este martes ayuda urgente para la capital Freetown, donde más de 300 personas murieron por inundaciones y deslizamientos de tierra, causados por las lluvias, al mismo tiempo que los rescatistas seguían buscando cuerpos.

La Cruz Roja dijo que lucha para rescatar a las familias enterradas bajo el fango que inundó sus casas, y varios cadáveres fueron extraídos con excavadoras en la comunidad de la colina de Regent, este martes, según un periodista de la AFP presente en el lugar.

Al dirigirse a la prensa en Regent, una de las áreas más afectadas por la inundación, el presidente Ernest Bai Koroma no pudo contener las lágrimas cuando afirmó que la devastación "nos abruma".

"Comunidades enteras fueron arrasadas", dijo Koroma en el lugar del desastre, donde las fuertes lluvias desencadenaron una corriente de lodo y los deslizamientos cubrieron casas de hasta tres y cuatro niveles, muchas de ellas construidas ilegalmente.

"Necesitamos ayuda urgente", añadió el mandatario.

El gobierno prometió aliviar las condiciones de 3.000 personas damnificadas que se quedaron sin casa, abriendo un centro de emergencia en Regent y cuatro centros de registro, al mismo tiempo que la Cruz Roja informó que 600 personas siguen desaparecidas, aunque el ministro del interior dijo que eran miles.

- Enviarán ayuda internacional -

Israel y Gran Bretaña informaron que enviarán ayuda lo más pronto posible a la ciudad afectada, que tiene cerca de un millón de habitantes.

El portavoz de la Cruz Roja, Patrick Massaquoi, dijo a la AFP el lunes que el balance de muertos era de 312, pero otro funcionario de la Cruz Roja, Abu Bakarr Tarrawallie, fijó el balance en 245 en un correo electrónico enviado a la AFP este martes, mientras medios locales de prensa y funcionarios dan diversos balances.

"Estamos luchando contra el tiempo, las inundaciones y el riesgo de enfermedades, para ayudar a las comunidades afectadas a sobrevivir y afrontar sus pérdidas", dijo Tarrawallie.

En el hospital militar de la ciudad, el encargado de salud, Wilberforce Mohammed Rogers, dijo que está atendiendo a varios niños que presentan muchas heridas, entre ellos un bebé de seis meses. Muchos perdieron a sus padres, añadió Rogers.

Un periodista de la AFP vio damnificados durmiendo en escuelas, centros comunales y al aire libre, y otros se han trasladado a casas de familiares.

Las inundaciones son un peligro recurrente en Sierra Leona, donde las lluvias torrenciales se llevan a menudo por delante las viviendas precarias de algunos residentes.

En Freetown llueve seis meses al año. En septiembre de 2015, las inundaciones causaron 10 muertos en la capital, donde cerca de 9.000 personas perdieron sus casas.

El ministro de Salud alertó entonces contra los riesgos sanitarios relacionados con las inundaciones, como la posibilidad de una epidemia de cólera.

Junto con Guinea y Liberia, Sierra Leona forma parte de los países de África occidental que fueron más afectados por la epidemia de Ébola, que mató a más de 11.300 personas entre 2013 y 2016.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP