Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unas vías férreas en Filadelfia (Pensilvania, EEUU), en una imagen del 18 de mayo de 2015

(afp_tickers)

Un tren de pasajeros descarriló el lunes en el estado de Vermont (noreste), en Estados Unidos, por un desprendimiento de rocas, dejando un saldo de siete heridos, uno de los cuales continuaba hospitalizado, indicaron las autoridades.

Cinco vagones del tren 'Vermonter' de la compañía Amtrak descarrilaron en Northfield, al sur de la capital, Montpelier, en el centro de Vermont, un estado vecino a Canadá, señaló el gobernador Peter Shumlin.

De las siete personas "hospitalizadas" de acuerdo con el balance dado a conocer por Shumlin, seis fueron dadas de alta, precisó más tarde la compañía Amtrak. "Un miembro de la tripulación continúa hospitalizado", dijo una portavoz de Amtrak. De los siete heridos, cuatro eran pasajeros y tres personal del tren.

En el tren viajaban 98 pasajeros y cuatro miembros del personal a bordo, incluyendo el maquinista, en el momento del accidente.

Según la compañía Amtrak, el tren número 55 o 'Vermonter', que unía la ciudad de Saint Albans (Vermont) con Washington DC, descarriló debido a un "desprendimiento de rocas en los rieles". Dos de los vagones cayeron del terraplén. "Fuimos muy afortunados de no tener ninguna pérdida de vida", agregó el gobernador.

La directora del centro médico de Vermont, Judy Tatarglia, citada por los medios locales, aseguró que los pacientes trasladados a ese centro tenían heridas en el cuello, espalda, hombro, muñeca y leve dolor de cabeza. Otra paciente fue transportada a un hospital en el vecino estado de New Hampshire, sin que se conozca la gravedad de sus heridas.

Según el gobernador, "no hay evidencia de ningún delito ni negligencia" en el accidente, que se produjo a las 10H30 locales (14H30 GMT). Shumlin precisó que esa parte de las vías había sido renovada hace pocos años.

La policía estatal y varias agencias de emergencia y socorristas de Vermont se dirigieron al lugar del accidente, en una zona boscosa.

Este accidente se produce cinco meses después del descarrilamiento de un tren en Filadelfia que dejó ocho muertos y más de 200 heridos el 12 de mayo. El Amtrak 188 que unía Washington con Nueva York con 243 personas a bordo descarriló a la entrada de una curva cuando el tren circulaba a 170 km/h, es decir, dos veces más que la velocidad autorizada.

AFP