Varios kamikazes atacaron este domingo una refinería de gas al norte de Bagdad, dejando al menos siete muertos y varios incendios en los depósitos de gas, informaron fuentes oficiales, en un atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico (EI).

Ocho kamikazes se introdujeron en las instalaciones de la refinería de Taji, situada a 20 km al norte de Bagdad, haciendo estallar un coche bomba en una de sus entradas, según un comunicado del portavoz del Ministerio del Interior, Saad Maan.

Algunos de los asaltantes hicieron estallar sus cinturones de explosivos y otros murieron por disparos, añadió. El ataque, que se produjo a las 06H00 locales (03H00 GMT), dejó siete muertos y 22 heridos.

Según el gobierno iraquí, el EI controla en la actualidad el 14% del territorio del país, frente al 40% que tenía en su poder en 2014. Pese a ello, el grupo yihadista ha intensificado sus ataques detrás de las líneas del frente, llevando a cabo atentados con sus comandos suicidas.

El sábado, el menos cinco personas, tres civiles entre ellas, murieron en un ataque del grupo EI en una ciudad de la provincia de Al Anbar, al oeste de Irak.

Los atacantes, algunos de los cuales llevaban cinturones explosivos, entraron en Amriyat al Faluya, una localidad controlada por las fuerzas gubernamentales situada unos 50 km al suroeste de Bagdad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes