Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos hombres corren ante el avance de un incendio forestal en Concepción, a 450 kilómetros al sur de Santiago de Chile, el 25 de enero de 2017

(afp_tickers)

Siete muertos, miles de evacuados y poblados totalmente arrasados por las llamas dejaban a su paso los feroces incendios que avanzaban este jueves sin control por el centro y sur de Chile, en la mayor catástrofe forestal de la historia del país.

Los incendios han devorado cerca 240.000 hectáreas en siete regiones del país, provocando una tragedia sin precedentes que ha dejado un saldo de siete muertos, según un último informe entregado por la presidenta del país, Michelle Bachelet.

Los fallecidos son un bombero voluntario, dos policías, tres brigadistas (bomberos forestales) y un agricultor, desde que comenzaron estos incendios hace poco más de una semana, calificados por Bachelet como la peor catástrofe forestal de la historia del país.

En Chile, todos los bomberos son voluntarios, excepto los forestales.

Durante la madrugada de este jueves, el fuego alcanzó a la localidad rural de Santa Olga, y otros pequeños poblados de la región del Maule (280 kilómetros al sur de Santiago) las primeras comunas en quedar totalmente calcinadas por las llamas.

Debido a esta emergencia, unas 4.000 personas fueron evacuadas por bomberos y policías, cerca del 80% de la población total, mientras que los incendios mantienen su descontrolado avance amenazando decenas de poblados rurales en al menos en tres regiones del país.

"Lamentablemente, el fuego ha llegado hasta lugares como la población Santa Olga. Afortunadamente, se ha podido evacuar a todas las personas y no tenemos pérdidas que lamentar, salvo las pérdidas materiales", informó Bachelet en rueda de prensa.

El número de incendios activos se duplicó, alcanzando los 64 en menos de 24 horas, mientras que 30 siniestros fueron controlados y cinco extinguidos, según el último informe de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

Estos poderosos incendios aún no alcanzaron a ciudades grandes, y sólo afectaron poblados rurales donde viven en su mayoría agricultores y criadores de ganado. Las grandes empresas forestales también se han visto afectadas, principalmente en la región del Maule, donde el fuego consumió más de 160.000 hectáreas, muchas de ellas de pinos y eucaliptos.

Los incendios avanzaron hasta la región del Biobío, 550 kilómetros al sur de Santiago, donde Bachelet decretó estado de excepción constitucional.

Las regiones de de O’Higgins y del Maule también se encuentran en esa condición.

- Ayuda internacional –

Más de 4.000 personas, entre bomberos, brigadistas, carabineros, detectives, funcionarios públicos, militares y civiles, trabajan en las operaciones para sofocar el fuego.

A ellos se ha sumado la ayuda llegada desde el extranjero, entre ellos especialistas franceses en el combate del fuego y brigadistas colombianos que llegaron a Chile este jueves.

"Le agradecemos a Colombia por esta solidaridad. Nos hemos comunicado con otros países: Uruguay, Argentina, Perú, Estados Unidos, Suecia, y Canadá también nos han ofrecido colaborar", dijo el ministro de Exteriores chileno, Heraldo Muñoz, quien participa en la Cumbre de la CELAC en Santo Domingo, reemplazando a la presidenta Bachelet, quien desistió debido a los incendios.

Se espera que un grupo de voluntarios mexicanos también lleguen a Chile el sábado para colaborar.

En tanto, el avión Supertrank, con capacidad para más de 73.000 litros de agua y fletado por una fundación privada estadounidense, iniciaba su segunda jornada de trabajo para extinguir las llamas en las zonas más afectadas.

- Clima extremo -

Las condiciones meteorológicas para este jueves van a seguir siendo extremas en la zona centro-sur del país, con fuertes vientos y altas temperaturas, que han hecho propicio el avance de los incendios.

En las zonas afectadas se esperan temperaturas superiores a los 38 grados, debido a una ola de calor que golpea por más de 10 días el centro y sur del país.

Con 37,4ºC, Santiago registró este miércoles un récord histórico.

Sobre la capital chilena, una de las más contaminadas de la región, las condiciones del aire han empeorado debido a la nube de humo que despiden los feroces incendios.

Existen 19 alertas rojas y tres amarillas en otras tantas comunas del centro-sur del país.

AFP