Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de las plantas nucleares Angra 1 y 2 en Angra dos Reis, a 150 km al sur de Rio de Janeiro, el 14 de abril de 2011

(afp_tickers)

América Latina se tornó una región totalmente libre de materiales nucleares peligrosos pero igualmente comparte la preocupación global ante eventuales amenazas de grupos radicalizados que obtengan esos recursos, expresaron este viernes líderes en Washington.

Al cerrar la Cuarta Cumbre sobre Seguridad Nuclear en Washington, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, destacó que Suramérica esté ahora libre de material nuclear con alto nivel de enriquecimiento, y con sus reactores adaptados para funcionar con uranio enriquecido a menos de 20%.

Sin embargo, los representantes latinoamericanos en el evento, el cuarto desde 2010, expresaron que compartían las preocupaciones globales respecto a tentativas de grupos radicalizados de obtener material radiactivo para fabricar un arma nuclear o al menos una 'bomba 'sucia'.

Los temores de ataques de ese tipo se potenciaron tras descubrirse que dos de los implicados en los atentados en Bruselas (32 muertos y más de 300 heridos), reivindicados por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), estaban relacionados con videos de vigilancia que muestran todos los pasos de un agente belga del sector nuclear.

Para la presidente de Chile, Michelle Bachelet, esto pone de manifiesto la "urgencia" de adoptar acciones coordinadas para enfrentar la amenaza del "terrorismo nuclear".

Bachelet expresó que la cooperación internacional será el elemento esencial para prevenir las potenciales "consecuencias catastróficas que tendría el uso malicioso de materiales nucleares y/o radiológicos en un ataque terrorista".

Por ello, puntualizó que "todos los Estados –sin importar su poder o tamaño-, comparten la responsabilidad de consolidar un orden global basado en la cooperación y el derecho internacional".

- Responsabilidad compartida -

Enrique Peña Nieto, presidente de México, destacó en su intervención que la garantía de seguridad a material nuclear era una "responsabilidad compartida", y no de apenas un pequeño grupo de países.

"Tenemos una responsabilidad compartida, que debe reflejarse en compromisos permanentes, para prevenir y eliminar los riesgos derivados de la sustracción de estos materiales", dijo el mandatario.

Peña Nieto manifestó su convicción de que la seguridad nuclear "es un desafío que nos compromete a todos. Las naciones debemos trabajar corresponsablemente, en la construcción de una arquitectura global para la seguridad nuclear".

América Latina asistió a la cumbre convertida en una de las pocas regiones en el mundo libre de materiales radioactivos peligrosos.

La Casa Blanca anunció que el gobierno de Buenos Aires informó durante la cita internacional que eliminó sus últimos cuatro kilos de uranio altamente enriquecido, el último lote de ese material en la región.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, enfatizó en su discurso que su país esté ahora "libre de uranio altamente enriquecido", y que, como miembro de todos los mecanismos de control de material sensible y de los regímenes de no proliferación, hoy es capaz de exportar material nuclear.

"Argentina está consolidando un proceso de reconversión en el que todos nuestros reactores trabajan con uranio de bajo enriquecimiento", expresó.

El mandatario argentino aseguró que su país "cumple con los estándares internacionales de control y a la vez mantiene un programa nuclear que cubre desde investigación básica y producción de energía, hasta exportación de equipos especializados".

Los tres países, junto con Brasil, suscribieron este viernes una declaración paralela a la cumbre, que coloca la cuestión de la seguridad nuclear en el contexto del desarme y la eliminación y prohibición de todas las armas atómicas.

"Brasil cree que es esencial considerar la seguridad nuclear en un contexto más amplio de esfuerzos para promover objetivos que también están relacionados al desarme nuclear, la no proliferación y el apoyo al uso pacífico de esa energía", dijo el canciller brasileño, Mauro Vieira.

Vieira también sostuvo que la protección física de material nuclear "no será fortalecida si nos concentramos apenas en materiales y establecimientos nucleares bajo programas civiles, ignorando las amenazas que representan las enormes reservas de material usado en programas de armas atómicas".

De acuerdo con Vieira, numerosos países presentes en la cumbre comparten la convicción de que "es necesario enfrentar de forma firme y simultánea todos los riesgos presentes en el escenario nuclear".

Este año 16 países firmaron la declaración paralela, uno más que en 2014, tras la adición de Nigeria.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP