Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, durante el 13ª congreso de la Confederación Europea de Sindicatos, el 29 de septiembre de 2015 en París

(afp_tickers)

Los sindicatos europeos "resistirán ante la imposición de la austeridad", aseguró el viernes en París el italiano Luca Visentini, tras ser electo nuevo secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), que agrupa a 90 organizaciones del continente.

"Hemos resistido ante los ataques que han puesto en peligro a los trabajadores y a los sindicatos" en estos últimos años, que han sido "el peor período" para los organizaciones sindicales, dijo Visentini, al término del 13º congreso de la Confederación, durante el cual fue elegido secretario general por 96,5% de los votos.

"Nuestra misión es seguir resistiendo", declaró Visentini, que era el único candidato en liza para este cargo.

Tras este congreso en el que participaron más de 500 delegados, reunidos desde el lunes en la capital francesa, Visentini, de 46 años de edad, sucede en el cargo a la francesa Bernadette Ségol, de 66 años, que dirigía la CES desde 2011.

El nuevo secretario general, procedente del sindicato italiano UIL, formaba parte ya de la dirección de la CES, que agrupa a 90 organizaciones sindicales de 39 países europeos, entre ellos los 28 de la Unión Europea.

Refiriéndose a las declaraciones del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien prometió el lunes reactivar el diálogo social en Europa, Visentini afirmó: "Lo primero que voy a hacer el lunes que viene es escribir a Juncker para pedir una reunión y ver si de verdad tiene la intención de transformar sus declaraciones en actos".

Juncker también había prometido la instauración de "derechos sociales mínimos: a igual trabajo, iguales salarios e iguales derechos".

- "No tocar" el derecho de huelga -

En el "Manifiesto de París", una hoja de ruta adoptada por los congresistas por unanimidad menos cinco abstenciones, la CES reclama un programa de inversiones en Europa para crear "empleos de calidad".

También pide "el fin de las políticas de austeridad", aumentos de salarios, "respeto del diálogo social", negociaciones colectivas en toda Europa, "normas sociales ambiciosas" y, prioritariamente, "el final del dumping social".

"Y ni hablar de tocar nuestro derecho de huelga", declaró el belga Rudy de Leeuw, quien fue elegido presidente de la CES, cargo en el que sucede al español Ignacio Fernández Toxo.

Leeuw también denunció ataques contra este derecho de huelga y las libertades sindicales en Gran Bretaña.

Por otra parte, en una resolución, el Congreso pidió una "revisión del derecho de asilo" ante la llegada masiva de inmigrantes a Europa y condenó a los países de la UE que ponen "alambrados y rechazan la repartición de refugiados".

Leeuw criticó al "nacionalismo, ante el cual (hay) una sola respuesta: la solidaridad".

AFP