Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Policía y bomberos en las calles, tras un tiroteo en Múnich en Alemania el 22 de julio de 2016

(afp_tickers)

Penetrantes sonidos de sirenas en plena noche estival y calles súbitamente desiertas: Múnich vivió un verdadero estado de sitio la noche del viernes al sábado tras el ataque que causó nueve muertos en un gran centro comercial de la capital bávara y cuyo autor se suicidó.

Las fuerzas del orden creyeron durante un tiempo, en base a los testimonios, que se trataba de tres tiradores que se habían dado a la fuga. Finalmente, fue uno solo, un joven germano-iraní de 18 años, que también causó 16 heridos, todo ello por motivos no dilucidados, antes de suicidarse.

A la vista de la situación, la policía de Múnich pidió a los habitantes de la tercera ciudad de Alemania, con millón y medio de habitantes, que no salieran de casa.

Las calles se vaciaron en un abrir y cerrar de ojos mientras los transportes urbanos se interrumpían temporalmente en esta ciudad normalmente muy animada, en la que tienen su sede muchos estandartes de la economía alemana.

No circularon metros ni trenes regionales durante varias horas y varios helicópteros sobrevolaron sobre todo el norte de la ciudad, donde se encuentra el centro comercial atacado, a poca distancia del estadio Olímpico donde se celebraron los Juegos Olímpicos de 1972.

- Fiesta de escuela -

Los trenes de larga distancia se detenían en las afueras, la estación central también fue evacuada.

En un barrio próximo al lugar del tiroteo, unos niños con sus familias celebraban la fiesta del verano en su escuela cuando todo se interrumpió bruscamente y se fueron a casa rápidamente, constató la AFP.

Varios bares y cafés echaron la persiana mientras que la televisión alemana difundía imágenes de calles desiertas.

Un helicóptero policial sobrevoló también una zona de viviendas a muy baja altitud, según un corresponsal de la AFP.

En las inmediaciones del centro comercial, que cuenta unas 135 tiendas en dos plantas, estaban aparcados numerosos vehículos de socorro y bomberos.

La situación fue confusa durante bastante tiempo, los testimonios acreditaban la hipótesis de varios tiradores.

Un hombre, del que no se dio el nombre, empleado de una de las tiendas del centro comercial, indicó que se cruzó con un asaltante. "Miré en su dirección, disparó a dos personas y me escapé del edificio escalando una pared. Y allí había cadáveres y heridos", contó.

Una joven mencionó un movimiento de pánico cuando se disponía a entrar en una cadena estadounidense de comida rápida.

"Estábamos entrando en el MacDo para comer (…) luego se produjo un movimiento de pánico" y la gente saliendo corriendo. La joven oyó tres disparos, "niños que lloraban, la gente se precipitó hacia la salida presa de pánico", añadió.

Hoteles y vecinos propusieron alojamiento en las redes sociales a las personas bloqueadas en Múnich. Mientras las fuerzas del orden ocupaban la ciudad, también se organizaba la solidaridad.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP