Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una humareda emerge entre los edificios de Zamalka, un suburbio de Damasco en manos de los rebeldes, el domingo 6 de diciembre tras un supuesto ataque aéreo

(afp_tickers)

Siria reaccionó airada este lunes a un presunto bombardeo internacional que por primera vez mató a soldados del régimen, aunque la coalición bajo mando estadounidense negó toda responsabilidad en el incidente.

En una carta al Consejo de Seguridad y el secretario general de Naciones Unidas Ban Ki-moon, la cancillería siria condena lo que tacha de "agresión flagrante", en la que murieron al menos tres soldados la noche del domingo.

"La República Árabe Siria condena esta agresión flagrante de las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos, que viola abiertamente la Carta de la ONU", dijo el ministerio en la misiva.

El ministerio sirio de Relaciones Exteriores pidió "al Consejo de Seguridad de la ONU que actúe inmediatamente ante esta agresión y tome las medidas apropiadas para evitar que se reproduzcan", dijo en su carta.

Según la cancillería, murieron tres soldados sirios y 13 resultaron heridos por cuatro aviones de la coalición en un campo militar de la provincia de Deir Ezzor, en el este de Siria.

La coalición desmintió, minutos después, haber bombardeado esas instalaciones militares.

"No hemos llevado a cabo ningún bombardeo en esa parte de Deir Ezzor sino a 55 kilómetros de ahí", indicó a la AFP el portavoz de la coalición, el coronel Steve Warren. "Así que no vemos pruebas" de las acusaciones del gobierno sirio, añadió.

Un funcionario estadounidense, que habló bajo anonimato, responsabilizó a Rusia del bombardeo.

"La presunción es que fueron los rusos", afirmó, señalando que había actividad de Moscú en la zona.

Brett McGurk, enviado especial del presidente estadounidense Barack Obama ante la coalición, también desmintió en Twitter la versión del gobierno sirio.

"Las informaciones sobre la implicación de la coalición son falsas", escribió.

- Anuncio de Obama -

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) indicó poco antes que los bombardeos dejaron cuatro soldados sirios muertos y 13 heridos, cerca de la ciudad de Ayyash.

Según el OSDH, es la primera vez que la coalición antiyihadista internacional mató a soldados sirios en uno de sus bombardeos.

Una fuente militar dijo a la AFP bajo anonimato que el ataque dañó dos tanques y golpeó varios edificios empleados como depósitos de armas, y un campo de entrenamiento.

La mayor parte de la provincia de Deir Ezzor está bajo control del grupo yihadista Estado Islámico, pero el régimen sigue presente en algunas áreas, entre ellas la capital.

La coalición bombardea por aire al EI en Siria desde septiembre de 2014, y no coordina sus ataques con el gobierno de Bashar al Asad.

Damasco ha criticado con frecuencia los bombardeos de la coalición, al considerar que son ineficaces e ilegales, ya que no se coordinan con las tropas gubernamentales.

"La coalición estadounidense carece de seriedad y credibilidad para combatir el terrorismo de forma efectiva", afirmó el ministerio sirio de Relaciones Exteriores.

Rusia, firme aliada del gobierno sirio, inició su propia campaña aérea el 30 de septiembre, y coordina sus ataques con las tropas del régimen.

El incidente en Deir Ezzor se produjo después de que Obama prometiera destruir al EI, tras un tiroteo la semana pasada en California que dejó 14 muertos y fue reivindicado por el grupo yihadista.

Obama prometió que su país va a "destruir al Estado Islámico y cualquier otra organización que quiera hacernos daño", aunque sin verse "de nuevo arrastrado a una guerra larga y costosa en Irak y Siria".

AFP